La creciente participación de China en el mercado de desarrollo tecnológico e innovación, donde las empresas coreanas plantan fortaleza, comenzó a minar las posibilidad de crecimiento comercial y Seúl decidió apostar más fuerte por la región americana.

Entre hoy y mañana, en el Yeouido Conrad Hotel en el distrito financiero ubicado al sur del río Han y cerca del barrio de Gangnam, los temas que atravesaDurante dos días, el gobierno de Corea del Sur buscará consolidar nuevas vías de intercambio comercial con América latina ante la necesidad de compensar las dificultades que encuentra en la región asiática.rán el encuentro están vinculados con el desarrollo de ciudades inteligentes y con regeneración urbana. En ambos temas el Gobierno argentino había demostrado interés, siempre que se muestran consistentes con el discurso oficialista sobre la innovación. El encargado de plantear la postura argentina fue Fernando Alvaez de Celis, secretario de Obra Pública del Ministerio del Interior, en el encuentro que cotará sí con representantes de Chile, Ecuador, Panamá, México, El Salvador,Venezuela, Jamaica y Brasil.

El Foro de Cooperación fue abierta por Seong Jang Hwan, director de la oficina del Instituto Tierra y Vivienda de Corea, junto con el director de la zona franca económica de Incheon, el área costera donde se encuentra el principal aeropuerto del país. 

El intercambio comercial entre Corea del Sur y el bloque latinoamericano representó en 2017 un total de u$s45.000 millones. De los poco más de u$s17.000 millones que Corea del Sur importa desde la región , menos del 5% corresponde a Argentina. En 2017 significaron apenas u$s607 millones y mostraron un retroceso de 27% respecto de 2016.

Funcionarios de Corea del Sur apuestan a mejorar su intercambio con el desarrollo de innovación como bien exportable desde Seúl y el factor de desarrollo agropecuario por parte de Argentina.

Daniel Kang, subdirectror para América latina de la Agencia de Cooperacióon internacional de Corea (KOICA, por su sigla en inglés) señaló a BAE Negocios: "La experiencia latinoamericana y sobre todo de Argentina para abrir el sector de la agricultura creo que es el punto en el cual podemos avanzar en la cooperación y capacitación", remarcó.

Corea del Sur identifica a América latina y el Caribe como un posible socio estratégico dentro de su táctica comercial. Estos mercados se complementan con su modelo productivo: Seúl exporta productos industriales y tecnológicos, al tiempo que es deficitario en recursos naturales. Los países latinoamericanos, en cambio, cuentan con importantes reservas de recursos naturales y poseen un extenso mercado doméstico.