Autoridades norcoreanas están comprando perros "con urgencia" para enfrentar la escasez que sufren los restaurantes de Pyongyang, la capital del país, en medio de una hambruna exacerbada por las restricciones y cierres de fronteras por la pandemia del coronavirus (Covid-19). Los animales estarían destinados a 36 establecimientos de carne de la ciudad, y deben pesar 15 kilogramos o más. En total, calculan que ya se habrían enviado 720 kilogramos de perro. 

Los informes subrayan que los funcionarios del condado de Pakchon recibieron órdenes de abastecer de perros a restaurantes de Taesong, en Pyongyang. En tanto, los restaurantes de carne de perro alejados de la capital enfrentan dificultades porque todos los perros disponibles ya fueron comprados y, al haber pocos criadores, el precio de la carne de perro se disparó

La información fue revelada por un medio de Corea del Sur que cubre lo que sucede en el país vecino. El Daily NK consignó que el líder supremo Kim Jong-un "pierde el sueño por las noches" debido a la preocupación por el hambre en su país. 

Según alertó la ONU hace pocos días, la situación generada por el coronavirus ha exacerbado la escasez generalizada de alimentos y la desnutrición en Corea del Norte. El organismo pidió medidas internacionales para garantizar el suministro de comida.

"Las perspectivas de que se agudicen la escasez de alimentos y la inseguridad alimentaria generalizada son alarmantes", advirtió Tomás Ojea Quintana, relator especial de la ONU para los derechos humanos en Corea del Norte.

Para enfrentar la situación el gobierno de Corea del Norte dispuso la compra de perros, que no se pagan en efectivo, sino que "los funcionarios les dieron a los dueños de los perros un certificado que les garantiza arroz o aceite de China, que entregarán antes del 10 de octubre. Los dueños dieron los perros porque consideran que eso es mejor que venderlos directamente a los restaurantes locales, cuyo precio es más bajo". 

Para la tradición coreana "el calor cura el calor"

Conocida popularmente como “dangogi”, la sopa elaborada con carne canina es considerada un alimento energético, tanto en el Norte como en el Sur, y es consumida tradicionalmente en la época más calurosa del año.

Según reporta El País, el aumento de consumo de carne de perro se produce alrededor de los tres días más calurosos del año, de acuerdo con el calendario lunar generalmente son en julio y agosto. “Es parte de nuestra comida tradicional desde la antigüedad”, explicó a AP Kim Ae-kyong, una camarera del mayor restaurante de esta especialidad en Pyongyang.

“La gente cree que el calor cura el calor, por lo que comen carne y sopa de perro picante durante los días más calurosos. Es más saludable que otros tipos de carne”, sostiene. "El plato más demandado es la sopa picante con carne de can, pero también se sirven costillas, patas y hasta piel hervida", agrega.

Por otro lado, el Ejército norcoreano ordenó a soldados y sus familias la cría de conejos, como otra de las medidas adoptadas ante la escasez de alimentos. Cada soldado debe criar en promedio de 1,5 conejos de, al menos, 3,5 kilogramos, de acuerdo con la fuente. También, cada hogar debe criar 15 conejos, esto con la finalidad de adquirir una fuente de alimento que resulte económica. 

Corea del Norte tiene uno de los regímenes más herméticos del mundo y toda la información que proviene de ese país es brindada por fuentes no oficiales.