Corea del Norte robó más de 300 millones de dólares en criptomonedas mediante ataques informáticos, de acuerdo a un informe confidencial elaborado por la Organización de las Naciones Unidas ( ONU) y al que tuvo acceso la agencia AFP.

La detección de las transacciones se dio entre 2019 y 2020 y estarían destinadas a financiar sus programas nucleares y balísticos prohibidos, de acuerdo al reporte del organismo internacional. 

“En total el robo de bienes virtuales cometidos por el país entre 2019 y noviembre de 2020 alcanza la suma de unos 316,4 millones de dólares", explica el documento redactado por un grupo de expertos encargado de controlar la aplicación de las sanciones contra el país peninsular.

¿Quiénes fueron sus principales víctimas?

De acuerdo a la publicación, instituciones financieras y bolsas fueron las opciones pirateadas. Además, la mayor parte de esos ingresos provienen de dos malversaciones cometidas a fines de 2020.

" Corea del Norte dispone de miles de piratas informáticos aguerridos que atacan empresas e instituciones de Corea del Sur y otros países. Esos piratas deben buscar también fuentes de ingresos para contrarrestar las múltiples sanciones que sufren debido a sus programas de armamento", repasa el texto de la ONU.

 

Corea roba criptomonedas: Los pasos de los fraudes cibernéticos

Los investigadores focalizaron sus rastreos en las operaciones de septiembre de 2020 luego de detectar un intercambio de criptomonedas que culminó con el robo de 281 millones de dólares. Un mes después, en un segundo ataque, obtuvieron 23 millones.

“Un análisis inicial de los vectores utilizados para el ataque y los medios empleados posteriormente para blanquear el producto ilícito revela fuertes vínculos con la República Popular Democrática de Corea (RPDC)”, concluye el documento.

 

Corea del Norte: Las sospechas de ataques anteriores

Las habilidades de piratería de Pyongyang salieron a la luz en 2014, cuando Corea del Norte fue acusada de atacar a Sony Pictures Entertainment para vengarse de “The Interview”, una sátira que se burla de Kim Jong Un.

También se sospecha que la nación asiática robó unos 81 millones de dólares del Banco Central de Bangladesh (BCB) en 2016 y unos 60 millones de dólares del banco taiwanés Far Eastern International en 2017.