Corea del Norte trabaja en la construcción de nuevos misiles con capacidad de carga nuclear a larga distancia, informó The Washington Post, citando fuentes de la inteligencia de EE.UU. que le habrían asegurado que su aparato de espionaje detectó evidencias de que en un recinto a las afueras de Pyongyang, capital norcoreana, se estarían preparando uno o dos misiles balísticos intercontinentales. La revelación siembra dudas sobre la voluntad real del régimen de Kim Jong-un de avanzar en las negociaciones de desnuclearización que mantiene con el Gobierno de Donald Trump.

The Washington Post, con base en sus fuentes anónimas, afirma que los desarrollos balísticos se están realizando en la fábrica de Sanumdong, donde se produjo el primer cohete intercontinental norcoreano con capacidad para alcanzar Estados Unidos. Entre las pruebas de que dispone el espionaje de EE UU se encontrarían varias fotos satelitales tomadas en las últimas semanas.

Tan solo hace unos días expertos de la página especializada 38North llegaban a la conclusión, a partir de imágenes de satélite, de que Pyongyang estaba desmantelando una de las mayores instalaciones de su agencia aeroespacial, clave para el desarrollo y las pruebas de los motores de sus misiles balísticos. Las tomas mostraban la destrucción parcial de edificios del complejo y grúas.

El 12 de julio, Trump celebró que Kim le hubiera enviado una carta en la que el dictador norcoreano se decía "convencido" de que habría "progresos" en las relaciones entre ambos países. Para Trump era una muestra del compromiso de Pyongyang de seguir la hoja de ruta marcada en la cumbre entre ambos en Singapur.