Corea del Norte y la ONU acordaron "mantener contactos de manera regular" durante la visita del responsable de Asuntos Políticos del organismo, Jeffrey Feltman, quien concluyó hoy su visita de cinco días al país comunista, informaron medios norcoreanos.

Feltman se había desplazado el pasado martes a Pyongyang para emprender la primera visita de este tipo al aislado país en más de siete años, durante la cual ha mantenido reuniones con altos cargos del gobierno, entre ellos el canciller, Ri Yong-ho. Poco después de que el enviado de la ONU abandonara hoy Pyongyang con destino a Beiging, los medios estatales norcoreanos hicieron una valoración de la visita en la que destacaban el "profundo entendimiento" entre ambas partes e insistían en que la actual crisis en la región es consecuencia de la "hostilidad" de Estados Unidos.

Durante las reuniones, la RPDC (República Popular Democrática de Corea, nombre oficial de Corea del Norte) "clarificó su postura sobre los principios de asegurar la paz en la península coreana y sobre la legitimidad de Naciones Unidas", señaló la agencia estatal KCNA en una nota. "La tensa situación en la península es enteramente responsabilidad de la política hostil de Estados Unidos, y de sus amenazas nucleares contra la RPDC", según Pyongyang.

Washington "ha revelado su esquema para ejecutar un ataque nuclear preventivo por sorpresa contra la RPDC, a través de los mayores ejercicios aéreos hasta ahora conducidos con todo tipo de bombarderos estratégicos", destacó el gobierno liderado por Kim Jong-un durante las reuniones con el representante de la ONU. La delegación de este organismo, por su parte, mostró su intención de "ayudar a reducir las tensiones en la península de Corea a partir de la Carta de las Naciones Unidas, que establece la misión de mantener la paz y la seguridad internacionales", según la agencia estatal norcoreana.

Feltman, quien visitó varias instalaciones sanitarias y de producción alimentaria norcoreanas que reciben ayudas de la ONU, reconoció que las sanciones impuestas sobre el país "están impactando de forma negativa a la asistencia humanitaria" y se mostró dispuesto a "trabajar para mantener esta misión, según la KCNA. Tanto la delegación de la ONU como los representantes norcoreanos "reconocieron que la visita ha contribuido a profundizar el entendimiento" bilateral", y acordaron "mantener la comunicación a través de visitas a diferentes niveles de forma regular en el futuro", añadió el medio estatal de Pyongyang.

El viaje de Feltman comenzó apenas una semana después de que Corea del Norte lanzara su misil intercontinental más sofisticado hasta la fecha, acción que puede implicar nuevas sanciones del Consejo de Seguridad. Se trata del primer viaje de un responsable de Asuntos Políticos de la ONU a Corea del Norte desde que lo hiciera su predecesor, el también estadounidense Lynn Pascoe, en febrero de 2010.