La agencia surcoreana antimonopolio tiene previsto multar a Google con al menos 207.400 millones de wons (177 millones de dólares) por supuestamente impedir que fabricantes de smartphones como Samsung utilicen otros sistemas operativos, en lo que podría ser una de las mayores sanciones de competencia impuestas en el país.

Los reguladores del país asiático investigaron desde 2016 a la empresa estadounidense, tras acusaciones de que obligaba a los fabricantes locales de teléfonos inteligentes como Samsung y LG a usar solo el Android OS y les impedía anclar los sistemas desarrollados por rivales, informó la agencia Prensa Latina.

Concluyeron que Google afectó el mercado con el denominado 'acuerdo anti-fragmentación', contenido en los contratos para utilizar las tiendas de aplicaciones y acceder al Android.

Esa cláusula no permite instalar ninguna modificación de ese sistema operativo en los dispositivos móviles.

Para Surcorea, con el acápite Google consolidó la posición dominante en la telefonía móvil y socavó la innovación de los rivales.

Nueva regulación

Antes de la multa, el estado asiático aprobó una ley que prohíbe a gigantes como la compañía norteamericana que obliguen a desarrolladores de programas a usar sus plataformas de pagos y cobrarles una comisión por adquirir aplicaciones. 

Es el primer país que adopta una norma de esa clase.

Google dijo que tenía previsto apelar la sanción. La compañía ha acusado a las autoridades surcoreanas de ignorar cómo su política de software beneficia a los consumidores y a sus socios fabricantes de hardware.

Corea del Sur siempre ha vigilado de cerca el comportamiento de las compañías tecnológicas extranjeras en su mercado. En los últimos años ha prestado mucha atención a Google y Apple, y las autoridades prometieron impedir que las firmas abusen de sus posiciones dominantes en el mercado del internet móvil.

noticias relacionadas