El presidente surcoreano Moon Jae-in, sugirió la posibilidad de que las dos Coreas y Estados Unidos celebren una cumbre trilateral si resulta satisfactorio el resultado de las reuniones entre los mandatarios de ambas Coreas y la que mantendrá el líder norcoreano Kim Jong-un con el mandatario estadounidense, Donald Trump.

Sin embargo, Corea del Norte, urgió a las partes implicadas a tener "prudencia, autocontrol y paciencia" en su primera mención a las cumbres desde que Trump aceptara el 8 de marzo reunirse con Kim, luego de que una comitiva surcoreana llevara a la Casa Blanca la invitación para un encuentro en mayo.

"Una cumbre Corea del Norte-Estados Unidos después de una entre Corea del Sur y el Norte ya es un hecho histórico. Y dependiendo de los resultados, esto podría conducir a una cumbre trilateral entre Sur, Norte y Estados Unidos", dijo Moon en una reunión preparatoria para su encuentro con Kim, según informó la oficina presidencial surcoreana.

El gobernante surcoreano celebrará a finales de abril con el mariscal norcoreano, Kim Jong-un, la primera cumbre intercoreana en 11 años, mientras que el Trump y Kim protagonizarán el primer encuentro entre líderes de Estados Unidos y Corea del Norte de la historia en mayo.

Las históricas citas previstas para los próximos meses son producto del acercamiento impulsado por los Juegos Olímpicos de Invierno que se celebraron en Corea del Sur y que permitieron el intercambio de emisarios entre las dos Coreas.

"Debemos resolver por completo las trabas para lograr la desnuclearización y el establecimiento de la paz en la península a través de estas próximas conversaciones y de las que vendrán después", concluyó Moon, citado por la agencia de noticias EFE.

Por otro lado, Seúl propuso a Pyongyang celebrar una reunión de alto nivel el próximo 29 de marzo para discutir los detalles de la cumbre de abril entre Moon Jae-in y Kim Jong-un.