El Banco Central de Brasil corrigió este jueves la perspectiva de crecimiento prevista para el país en un 2,2% a 0 durante este año, a causa del impacto de la pandemia de coronavirus que obligó a suspender actividades de las principales ciudades.

La entidad financiera dio a conocer el nuevo análisis de expansión del Producto Bruto Interno (PBI) brasileño durante 2020, que se suma a la revisión que el Ministerio de Economía local ya había anticipado una semana con una reducción del 2 por ciento promedio y ubicaba en un 0,02 el índice de crecimiento.

En tanto, desde la cartera de hacienda del ministro Paulo Guedes ya anunciaron la puesta en marcha de un paquete financiero por 1,2 billones de reales, junto a medidas de flexibilización laboral, el anticipo de montos para pensionados y la entrega de 200 reales promedio para trabajadores informales. Además, el congreso brasileño decretó el "Estado de Calamidad" lo que posibilita al estado federal a pausar las metas fiscales previstas en 4% antes de la llegada del covid-19.

Sin embargo, el gobierno de Jair Bolsonaro mantiene una postura de menor restricciones de circulación y suspensión de actividades y argumentan que de lo contrario "se afectaría la economía del país", lo que abrió una nueva disputa política con los gobernadores de algunos de lo estados con mayor cantidad de casos positivos de covid-19, como Sao Paulo y Río de Janeiro.  

En este sentido, el prefecto paulista Joao Doria indicó que su distrito mantedrá la suspensión de actividades y la aplicación de la cuarentena preventiva. "Ya contabilizamos 40 muertos en San Pablo de los 46 que se registraron en el país", precisó el gobernador y subrayó que desde su gestión "no se dará lugar para discutir medidas que salven vidas, antes de hablar de política y elecciones”.

Las revisiones de la Banco Central brasileño y de la cartera de finanzas se muestran optimistas en relación a las consultoras internacionales. Bank of America indicó que la economía del país avanzará 0,5, mientras que JP Morgan prevé una expansión de tan solo el 0,9. Por su parte el Goldman Sachs advierte que el PBI brasileño se retrotraerá 0,9.