La presidenta del Banco Central Europeo (BCE), Christine Lagarde, advirtió este miércoles que las economías del continente enfrentarán un impacto "similar a la crisis financiera de 2008" si no se adoptan medidas "urgentes y coordinadas" ante la pandemia del coronavirus.

El llamado fue refrendado por el Fondo Monetario Internacional (FMI) que pidió al gobierno de España -uno de los países más afectados por el virus en la Unión Europea (UE)- que adopte medidas fiscales y sanitarias para hacer frente a unas "perspectivas económicas sumamente inciertas a corto plazo".

El temor por un estancamiento económico permanente también llegó a Reino Unido donde el Banco de Inglaterra (BoE, por sus siglas en inglés) redujo del 0,75% al 0,25% la tasa de interés de referencia como medida de emergencia para paliar los efectos del coronavirus.

"Europa se arriesga a un choque económico similar a la crisis financiera de 2008, a menos que los líderes actúen con urgencia sobre el coronavirus", aseguró Lagarde a dirigentes políticos de la UE en una teleconferencia esta madrugada en la que anunció la toma de "medidas urgentes" de la entidad que preside.

"Sin una acción coordinada, Europa verá un escenario que a muchos nos recordará la gran crisis financiera de 2008", insistió Lagarde, y agregó que, con "respuestas correctas" a la epidemia, "el shock probablemente sea temporal".

Según una fuente cercana al BCE citada por la agencia Bloomberg, Lagarde aseguró que la entidad "está examinando todas sus herramientas", particularmente aquellas que proporcionan financiación barata y liquidez.

Estas herramientas "solo pueden funcionar si los gobiernos las respaldan", dijo, y solicitó que los bancos "sigan otorgando préstamos a las empresas de las zonas afectadas", según la fuente.

En respuesta, además de bajar la tasa de interés, el BoE decidió anunciar un paquete de medidas para ayudar a las empresas y consumidores del Reino Unido a superar los trastornos económicos que probablemente se asocien con los efectos recesivos del virus en la economía.

"La reducción de la tasa bancaria ayudará a respaldar la confianza de las empresas y los consumidores en un momento difícil, para impulsar los flujos de efectivo de las empresas y los hogares y para reducir el costo y mejorar la disponibilidad de financiación", subrayó el banco que dirige Mark Carney en un comunicado.

El objetivo, sostuvo el BoE, es evitar que una interrupción temporal de la actividad económica cause un daño más duradero que, por lo pronto, llevó en la jornada de hoy a la libra a devaluarse un 0,68% frente al dólar hasta 1.2830 después del anuncio.

En España, cuarta economía de la UE y principal afectado por el virus en la región detrás de Italia, una revisión en el marco del Artículo IV del FMI concluyó que el país enfrenta "perspectivas económicas sumamente inciertas a corto plazo debido al brote global de coronavirus".

"Se espera ahora que las perturbaciones temporales ocasionadas por el brote global de coronavirus a las cadenas de suministro, el comercio, el turismo y el consumo interno ralenticen aún más el crecimiento económico en 2020", aseguró el organismo presidido por Kristalina Georgieva.

En efecto, recomendó a España "dotar de recursos suficientes al sector sanitario" para enfrentar el virus, aunque evaluó prudente postergar medidas adicionales en materia de pensiones y salarios anunciadas por el gobierno, o bien, "financiarse de manera sostenible a través de nuevas medidas de ingreso o de cambios en la composición del gasto".

"La magnitud de la ralentización dependerá del alcance y la duración del brote, que son sumamente inciertos en este momento", aseguró el FMI.