Aunque ya anteriormente se habían detectado casos de coronavirus (Covid-19) en mascotas, nuevos estudios podrían cambiar la relación del hombre con perros y gatos a causa de la enfermedad. Es que científicos alertaron por manifestaciones "atípicas" como anomalías cardíacas graves y un deterioro profundo del estado de salud, en perros y gatos infectados con la variante británica de la pandemia y, aunque no está confirmado, analizan si los animales podrían contagiar a los humanos.

"Las mascotas domésticas pueden contraer la infección por SARS-CoV-2 pero, según la información limitada disponible hasta la fecha, se desconoce si la nueva variante británica B.1.1.7 puede infectar más fácilmente a ciertas especies animales o aumentar la posibilidad de transmisión humano animal", señalaron investigadores del Ralph Veterinary Referral Center (RVRC) en Marlow, al sur del condado de Buckinghamshire, Inglaterra.

Especialistas de un hospital veterinario en el sudeste de Inglaterra advirtieron manifestaciones "atípicas" incluidas , según publicaron en un estudio que aún no cuenta con revisión de pares, se informó hoy. En este estudio, los investigadores reportaron "los primeros casos de infección de perros y gatos domésticos por la variante británica B.1.1.7 del SARS-CoV-2 diagnosticada en un hospital veterinario especializado".

Algunas personas desarrollaron síntomas luego de que sus mascotas fueran diagnosticadas con coronavirus

"Además, descubrimos que muchos propietarios y cuidadores de estas mascotas habían desarrollado síntomas respiratorios de Covid-19 de 3 a 6 semanas antes de que sus mascotas se enfermaran y también habían dado positivo en la prueba de PCR para Covid-19", sostuvieron en el estudio.

La preocupación comenzó a extenderse: ¿es poosible que una mascota contagie a su dueño? “Es una hipótesis interesante, pero no hay evidencia de que el virus esté causando estos problemas”, dijo Scott Weese, veterinario de la Universidad de Guelph en Ontario Veterinary College que se especializa en enfermedades infecciosas emergentes, al portal Sciencemag.com.

Coronavirus en animales

La novedad que detectaron los veterinarios es que "todas estas mascotas infectadas con B.1.1.7 desarrollaron manifestaciones clínicas atípicas, incluidas anomalías cardíacas graves secundarias a miocarditis y un deterioro profundo del estado de salud general, pero sin signos respiratorios primarios".

En este sentido, los investigadores sostuvieron que estos hallazgos "plantean preguntas sobre la patogenicidad" del coronavirus en los animales y podrían reabrir el debate sobre su papel en la dinámica del brote de SARS-CoV-2".

Como antecedente, el 19 de marzo pasado los laboratorios del Instituto Zooprofiláctico Experimental de Piamonte Liguria y Valle d'Aosta (IZSPLV) anunciaron que identificaron el primer caso de la variante inglesa del SARS-CoV-2 (linaje B.1.1.7) en un gato.

"La positividad del gato no debe generar alarmas", expresó en un comunicado Bartolomeo Griglio, jefe de Prevención de la Región de Piamonte, e indicó que "debido a la enfermedad de sus dueños, las mascotas se encuentran viviendo en ambientes con una fuerte circulación viral y por lo tanto, no es inesperado que ellos también puedan contraer la infección".

Muchos animales se recuperaron luego de tener la enfermedad

De hecho, con la excepción de un gato, que finalmente tuvo que ser sacrificado, todos los animales se están recuperando bien después del tratamiento médico. 

Griglio aclaró que, no obstante, "no hay evidencia científica de que jueguen un papel en la propagación de Covid-19", y que "el contagio interhumano sigue siendo la principal vía de propagación de la enfermedad".

Unos días antes, el 15 de marzo, investigadores de la Universidad de Texas A&M anunciaron también que habían encontrado la variante del Reino Unido en un perro y un gato del mismo hogar en el condado de Brazos, Texas.

Según informó la Organización Panamericana de la Salud (OPS) en su página, hasta el momento "no hay evidencia científica de que los animales de compañía (perros y gatos) sean una fuente de infección para los humanos".

No obstante, las recomendaciones con animales "siguen siendo lavarse las manos antes y después de interactuar con ellos y sus pertenencias", así como practicar el distanciamiento si en caso de estar enfermo.

La variante B.1.1.7 se detectó por primera vez en Gran Bretaña en septiembre de 2020 y desde entonces también se ha encontrado en más de 100 países. Tiene 23 mutaciones en su código genético, un número relativamente alto, y algunas de ellas lo han hecho entre un 40% y un 70% más transmisible que las variantes dominantes anteriores que estaban circulando.