Uruguay reportó este jueves 1.022 casos activos de coronavirus, entre los cuales 129 se contabilizaron en las últimas 24 horas, lo que significa un nuevo récord para el país y la primera vez que esa cifra supera los 1.000 desde el inicio de la pandemia.

"Actualmente hay 1.022 casos activos, es decir personas que están cursando la enfermedad, 11 de ellas se encuentra en cuidados intensivos y ninguna en cuidados intermedios", informó el Sistema Nacional de Emergencia (Sinae) en su reporte diario, recogió la agencia de noticias Sputnik.

La cifra anterior más alta de casos activos había sido el último miércoles, con 992 personas que estaban cursando la enfermedad.

El Sinae registró 129 casos nuevos en esta jornada, la segunda cifra más alta de casos diarios, luego de haber reportado 136 el domingo pasado.

La escalada de casos de coronavirus en Uruguay ya lleva varias semanas. Hace siete días, el secretario de la Presidencia uruguaya, Álvaro Delgado, admitió que la situación del coronavirus “preocupa”, aunque resaltó que la pandemia sigue controlada. 

Asimismo, Delgado alertó que mientras que al inicio de la pandemia por cada persona positiva había seis o siete contactos, luego se pasó a diez o 12, y hoy, debido al aumento de la movilidad, se está dando “el mayor número de contactos por casos positivos”: cerca de 22.

Además, señaló que ahora se está viendo “un corrimiento de los casos activos hacia personas de menor edad, que no necesariamente presentan riesgo de salud, muchas veces ni siquiera síntomas, pero que generan la posibilidad de más contagios”.

En ese sentido, el funcionario pidió a los jóvenes de entre 18 y 29 años que trabajen “la convivencia solidaria usando la libertad responsable” para "minimizar la capacidad de aumentar los casos activos”.

De todos modos, Uruguay tuvo hasta ahora una muy baja cantidad de muertes por coronavirus, que suman 73 desde el inicio de la pandemia.

Alerta económica por el cierre de fronteras

Para evitar un brote epidemiológico, el Gobierno anunció en octubre el cierre de sus fronteras y apuesta para este verano al turismo interno, por lo que anunció una batería de medidas de incentivo como exoneraciones de impuestos a alquileres de casas y autos, informó la agencia de noticias AFP.

Cada año, los visitantes extranjeros inyectan alrededor de 1.700 millones de dólares al país, un ingreso vital para su economía.

El sector del turismo, uno de los principales motores de actividad del país, ya venía cabizbajo desde antes de la pandemia y el anuncio del Gobierno despertó la incertidumbre entre los prestadores.

En 2019, la cantidad de visitantes procedentes de Argentina y Brasil -que constituyen la mayoría del turismo en Uruguay- bajó un 13,2% y 18,6% respectivamente en comparación a 2018.

La perspectiva de un verano sin visitas del exterior preocupa especialmente en el departamento de Maldonado y su exclusivo balneario Punta del Este, donde el 70% de los turistas son extranjeros.

Los operadores turísticos propusieron al Gobierno que deje ingresar a los extranjeros dueños de inmuebles en Uruguay, pero las autoridades lo ven poco viable ya que el número de propietarios que vive afuera se estima en 200.000.