La policía catalana, los Mossos d'Esquadra, detuvieron al expresidente del FC Barcelona Josep Maria Bartomeu, al director general (CEO) del club, Òscar Grau; al jefe de los servicios jurídicos, Román Gómez-Ponti y al ex-asesor del presidente y mano derecha de Bartomeu, Jaume Masferrer, en el marco del llamado "Barçagate", que investiga un supuesto desvío de fondos a través de las empresas que monitorean las redes sociales del club.

Según  publica el medio La Vanguardia, el operativo fue dirigido por la titular del juzgado de instrucción 13 de Barcelona Alejandra Gil, quien busca indicios de administración desleal y corrupción entre particulares, ante las sospechas de que la anterior conducción del popular club catalán podía haber pagado sobreprecios a la empresa I3Ventures y que parte de ese dinero habría terminado en el bolsillo de varios directivos. 

La jueza ordenó practicar cuatro allanamientos a primera hora de hoy en las oficinas del club, y procedimientos similares en el domicilio particular de Josep María Bartomeu; en la vivienda de Jaume Masferrer; en la sede de I3 Ventures y de NSG Social Science; y en la sede de Telampartner. Los operativos, informa La Vanguardia, fueron realizados por efectivos del Área Central de Delitos Económicos y de Blanqueo de Capitales de la División de Investigación Criminal de los Mossos.

La entidad blaugrana emitió un comunicado en el que afirma que ofrece "su plena colaboración a la autoridad judicial y policial para aclarar los hechos objeto de investigación", y expresa su "máximo respeto por el procedimiento judicial en curso, y por el principio de presunción de inocencia de las personas afectadas en el marco de estas actuaciones".

Los operativos se realizan cuando falta una semana para la elección de renovación de autoridades del popular club catalán.