El primer ministro de Israel, Benjamin Netanyahu, alertó sobre el peligro de una escalada militar con Siria e Irán, un día después del fuego cruzado entre los ejércitos sirio e israelí, que implicó el derribo de un drone supuestamente iraní y de un bombardero israelí.

"Hemos trazado claras líneas rojas", dijo durante una reunión de gabinete en la que volvió a advertir que su país seguirá actuando contra cualquier intento ataque a Israel. "Esa fue y sigue siendo nuestra política", señaló el primer ministro israelí.