Los pedidos de renuncia del primer ministro israelí Benjamin Netanyahu por parte de la oposición crecieron en las últimas horas tras la difusión del caso de corrupción del gigante telefónico Bezeq, y luego de la revelación de que uno de sus asesores detenidos está acusado de negociar con una jueza la absolución de la esposa del premier en otra causa.

La situación de Netanyahu se complicó ayer aún más al levantarse la orden de censura policial que permitió conocer la identidad de los siete detenidos el domingo pasado por el Caso Bezeq, que investiga el presunto pacto para obtener una cobertura mediática benevolente con la familia Netanyahu en la popular web de noticias Walla a cambio de favores a la compañía, propiedad de Shaul Elovitch.

Por esta causa, la tercera que golpea a Netanyahu en las últimas semanas, el jefe del gobierno y su esposa, Sara, tendrán que declarar, aunque aún no se conoce la fecha, informó el diario israelí Ynet.

Entre los arrestados están Nir Hefetz, ex relaciones públicas de Netanyahu y vocero no oficial de la familia, y Shlomo Filber, director general del Ministerio de Comunicaciones, jefe de oficina de Netanyahu y director de su campaña, publicó el periódico Haaretz.

También fueron detenidos dos ejecutivos de la compañía y el propio Elovitch, junto a su esposa e hijo. Además, esta mañana, otro asesor de comunicación cercano al premier fue arrestado, pero aún no se sabe la identidad, informó la emisora israelí Kan.