Los casos de coronavirus (Covid-19) en España repuntaron con fuerza este jueves, al registrarse 971 positivos. Según informaron las autoridades sanitarias, se espera que en los próximos días surtan efecto las medidas de contención implementadas para reducir las cifras. Los rebrotes activos se dieron mayormente en los sectores de ocio y discotecas y en el sector agrícola.

La epidemióloga del Centro de Coordinación de Alertas Sanitarias, María José Sierra, confirmó que donde "claramente" están aumentando los casos es en las comunidades de Cataluña y Aragón y en las áreas de Barcelona y Zaragoza. El ministro de Sanidad, Salvador Illa, reconoció el lunes que le preocupa "especialmente" la situación de Aragón y Cataluña.

"Creemos que las medidas que están tomando pueden ser útiles" y "estamos siguiendo minuto a minuto la evolución de la situación", dijo Serra refiriéndose a Aragón y Cataluña. "Cuando las medidas se toman y se toman de forma eficaz, en una semana o seis días deberíamos notar el efecto", añadió la experta. 

Las muertes en España desde el comienzo de la pandemia son 28.429, ya que el Ministerio de Sanidad informó que se sumaron tres nuevas muertes. Una semana atrás, las autoridades sanitarias españolas habían contabilizado 5.128 nuevos casos en los últimos siete días, y ahora la cifra llega hasta los 10.220. Si se amplia a 14 días, entonces son 16.410.

Desde el inicio de la pandemia, se detectaron 264.836 contagios en España. Aragón concentra 415 de los nuevos infectados, mientras que le siguen Cataluña, con 182, y Madrid, con 102. 

En el último mes, Cataluña acumuló 8.748 contagios (el 47 % del total) y Aragón, 2.599 (el 14 %). Les siguen Madrid con 2.073 casos en un mes (11,1 %) y Andalucía (sur), con 1.080 (5,8 %). En ese período de tiempo, los contagios semanales subieron casi un 400 %.

Aragón y Cataluña, las comunidades más complicadas

Tras el aumento de los casos en Aragón, las autoridades regionales endurecieron las medidas y anunciaron que la ciudad de Zaragoza y otras áreas volvían a la fase 2 del plan de desconfinamiento, aunque de forma flexibilizada".

Entre las medidas adoptadas se restringe el ocio nocturno y será obligatorio el cierre a la medianoche de bares y restaurantes. También estará prohibido el "botellón", la práctica de los jóvenes de juntarse a beber en la calle o plazas. Asimismo, se limitan las reuniones sociales a un máximo de 10 personas.

"Aunque la mayoría de los casos son asintomáticos, se está registrando un incremento leve pero sostenido de nuevos contagios, y de internaciones e ingresos a las Unidades de Cuidados Intensivos", explicó la responsable de sanidad de Aragón, Sira Repollés. Un dato destacado es que, según las autoridades aragonesas, está aumentando la capacidad de rastreo a más de 6 contactos por cada caso.

Los contagios se dispararon en un 400%

En cuanto a la situación de Cataluña, el nuevo secretario de Salud Pública, Josep Maria Argimon, aseguró que la norteña región está "en un momento crítico". "No podemos permitir que la curva se dispare", dijo el responsable catalán, quien por el momento descarta un confinamiento obligatorio.

Las autoridades catalanas informaron de 1.949 nuevos casos de Covid-19, incluidos los positivos de pruebas de anticuerpos. La situación del sistema sanitario es "preocupante", pero no llega a ser "tensa", aunque en algunos casos concretos es difícil, explicó por su parte el director de la atención primaria, Adrià Comella, cuyo sector es el que está haciendo la mayor parte de la labor de detección de casos.

"Estamos en una situación de calma tensa. Los números y velocidad de contagios no han ido en alza", analizó el jefe de Medicina Preventiva del Hospital Clínic de Barcelona, el epidemiólogo Antoni Trilla.

Por su parte, la responsable de Salud del Gobierno catalán, Alba Vergés, reiteró que la gestión de los rebrotes está siendo "compleja", y pidió a los ciudadanos que cumplan con la recomendación de "autoconfinamiento" que hizo el Gobierno para casi 3 millones de habitantes de Barcelona y su área metropolitana.

El ocio y los trabajos agrícolas son los focos de coronavirus

El Ministerio de Sanidad español monitorea ya 281 rebrotes activos con más de 5.000 casos, de los cuales un 32% están vinculados a zonas de ocio, que afectan a 900 personas.

Los de "mayor magnitud" son los que están ocurriendo en el ambiente de ocio y discotecas, que representan al menos el 10 % del total, y trabajos de cierta vulnerabilidad, como el sector agrícola, indicaron los expertos. De hecho, la edad media de los infectados bajó, y el contagio es ahora es mucho más frecuente entre jóvenes. Sin embargo, un gran porcentaje de infectados son asintomáticos (56,2 %).

"La mayoría de brotes están controlados", subrayó Illa al intervenir en una sesión de control a los miembros del Gobierno español en el Congreso de los Diputados. Illa, no obstante, señaló que las autoridades sanitarias de las distintas regiones de España "tienen instrumentos para controlar la situación" y "lo están haciendo".

Salvador Illa calmó las aguas y dijo que los rebrotes "están controlados"

El nuevo secretario de Salud Pública catalán, José Maria Argimon, dijo este jueves en Catalunya Radio que "la sociabilización debe ser diferente" y que el objetivo sería "disminuir el número de personas que participan en esos encuentros".

Debido a un brote vinculado a un pub que ya provocó más de 50 contagios, las autoridades regionales de Murcia, en el sur de España, decretaron hoy el regreso a la "fase 1" para todo el municipio de Totana, lo que implica que solo podrán abrir los exteriores de bares y restaurantes y los vecinos no podrán movilizarse a otras zonas.

La mayoría de los rebrotes surgieron en lugares de ocio o de trabajo agrícola

Por su parte, el gobierno gallego informó que obligará a que todos los viajeros procedentes de zonas de “alta incidencia” de coronavirus que faciliten “con carácter obligatorio” sus datos de contacto y tiempo de estancia en la región.

En tanto, las autoridades de la región de Madrid, la más afectada durante la primera oleada de coronavirus, insisten en reclamar al Gobierno que imponga la exigencia de que los pasajeros que entren por el aeropuerto internacional certifiquen que no son positivos de coronavirus.