El ex líder militar de las fuerzas croatas en Bosnia, Slobodan Praljak, murió ayer en un hospital de La Haya tras ingerir veneno, poco después de escuchar cómo el Tribunal Penal Internacional para la antigua Yugoslavia (TPYI) confirmaba su condena a 20 años por crímenes de guerra.

El hecho ocurrió durante la audiencia en la que Praljak esperaba la decisión del Tribunal en relación con la apelación por la condena dictada contra él en 2013, informó la agencia de noticias oficial croata HINA.

Durante la lectura de la sentencia, el juez Carmel Agius debió suspender abruptamente la audiencia de apelación cuando Praljak aseguró ante los magistrados que había bebido veneno.

El criminal protestó fuertemente contra su condena, defendió su inocencia y después bebió una sustancia -por ahora desconocida- de un pequeño frasco.

"He tomado veneno", gritó el criminal de guerra de 72 años ante el tribunal, versión también sostenida por su abogada, según informaron las agencias de noticias EFE y DPA .

En medio de gran confusión, los letrados y secretarios presentes en la sala se levantaron, los traductores bloquearon los micrófonos de la sala y el juez ordenó que se corrieran las cortinas del banquillo de los acusados, mientras el líquido era llevado al laboratorio para su análisis. En la sala también eran juzgados otros cinco ex líderes políticos y militares croatas de Bosnia.