El primer ministro italiano, Giuseppe Conte, inició la búsqueda de nuevos aliados parlamentarios que ayuden a sostener la mayoría de Gobierno, tras la salida del grupo Italia Viva (IV) que encabeza el expremier Matteo Renzi.

Conte, a la cabeza de una coalición de centroizquierda que integran el Partido Democrático, el Movimiento Cinco Estrellas y Libres e Iguales, tratará de reclutar a los denominados "responsables" del Senado, legisladores de centro y centroderecha que apoyen su Ejecutivo, según informan los diarios Repubblica y Corriere.

Las gestiones de Conte buscan compensar la salida de los 18 senadores que aportaba IV, cruciales para que el Ejecutivo iniciado el 5 de septiembre de 2019 pueda mantener la mitad más uno de los 315 miembros de la Cámara que se requieren para confirmar el Gobierno.

En conferencia de prensa, y centrándose en sus críticas a la gestión de la pandemia entre otros temas, Renzi anunció el retiro del gabinete de las dos ministras que le respondían y abrió un período de crisis en el ejecutivo.

Sumar a la coalición a los "responsables" permitiría a Conte mantenerse en el cargo sin tener que renunciar para intentar formar una nueva coalición, en base al modelo que ya utilizó el entonces premier Silvio Berlusconi en 2010.

De todos modos, el presidente Sergio Mattarella, garante constitucional en el país, habría manifestado a Conte que, en caso de buscar "responsables" entre los 315 senadores para sostener la mayoría, el nuevo grupo oficialista debería reunirse bajo un mismo grupo parlamentario que oficialice el apoyo, informó el diario La Stampa.

La apuesta de Conte apunta a los 29 senadores del denominado Grupo Mixto, en el que conviven partidos regionales y exmiembros del Cinco Estrellas y otras fuerzas, además de en sectores moderados de Fuerza Italia, el partido de Berlusconi.

Uno de los senadores que integran ese grupo es el nacido en Argentina Ricardo Merlo, también subsecretario de Exteriores, quien convocóa una reunión de su Movimiento Asociativo de los Italianos en el Exterior (MAIE), que tiene a otros tres senadores, para decidir la ruta a seguir.

En esa línea, el canciller Luigi Di Maio apeló a través de un comunicado a la aparición de "constructores" dentro del Parlamento que ayuden a mantener la "certeza" que ofrece el Gobierno de Conte a Italia y a la Unión Europea (UE).

En caso de fracasar la búsqueda de "responsables", Conte podría presentar su renuncia a Mattarella para recibir el encargo de formar un nuevo Gobierno con una mayoría distinta a la actual.

Otra opción, en caso de que Conte decida ir al Parlamento a buscar un voto de confianza que lo ratifique o certifique el final de su Gobierno, sería la proclamación de un nuevo primer ministro con la misma mayoría, lo que evitaría la disolución de las cámaras y el llamado a elecciones.

La actual Legislatura, elegida el 4 de marzo de 2018, tiene mandato por cinco años y en caso de una vuelta a las urnas deberá antes redactar una nueva ley electoral para adecuarla a la próxima composición que tendrá el Parlamento: 400 diputados y 200 senadores en vez de los 630 y 315 actuales.