Italia informó que 333 personas murieron en las últimas 24 horas por coronavirus, en medio de fuertes críticas de la Iglesia y de sectores del propio oficialismo por los pocos sectores incluidos en la flexibilización gradual de la cuarentena dispuesta por el gobierno.

El premier Giuseppe Conte viajó de manera sorpresiva la región norteña de Lombardía, y afirmó que "aún no están dadas las condiciones para volver a la normalidad", en su primera visita a la región más golpeada donde se inició la difusión de la pandemia a mediados de febrero. "Estamos haciendo muchos sacrificios, pero éste no es el momento de liberar todo. La fase dos es la de la convivencia con el virus, no de la liberación total", planteó Conte.

Según informó en conferencia de prensa el titular de Protección Civil, Angelo Borrelli, el total de fallecidos desde el inicio de la pandemia llegó a 26.977

"Honestamente esperábamos una decisión con más coraje; se podía, se debía osar más", planteó la ministra de Agricultura, Teresa Ballanova.