El estado brasileño de Santa Catarina, lindero con la provincia de Misiones, decretó nuevas medidas de confinamiento, después de haber alcanzado un récord diario de muertes por causa de la pandemia de coronavirus.

En un decreto extraordinario, Santa Catarina, que en las últimas 24 horas registró 59 muertes, impuso nuevas medidas de aislamiento social en 111 de sus 295 municipios, comenzando por la prohibición de circulación de personas en espacios públicos.

Santa Catarina, con una extensión similar a la de Hungría y casi 7,2 millones de habitantes, fue uno de los estados con menos mortalidad y hospitalizaciones graves, a pesar de su nivel de contagios, pero en los últimos días el número de casos y, principalmente, el de fallecidos viene aumentando.

Brasil acumulaba 2.074.860 casos confirmados (28.532 en las últimas 24 horas) y 78.772 muertes por la enfermedad (921 nuevas), informó esta noche el Ministerio de Salud.

El país viene mostrando reducción de contagios y decesos en algunas ciudades, como San Pablo y Río de Janeiro, que se mantienen como epicentro de la pandemia en el país, y en las regiones Norte y Nordeste, que también fueron de las más afectadas.

Sin embargo, el desplazamiento del patógeno comenzó a afectar regiones en las que al comienzo se tenía menos incidencia y mortalidad, como la Centro-Oeste y la Sur, refirió la agencia de noticias EFE.

En Santa Catarina se contabilizan 51.549 casos confirmados y 646 muertes, para una tasa de incidencia de 719,5 contagios por cada 100.000 habitantes, mayor que la de sus vecinos Paraná (448,8), estado fronterizo con la Argentina y Paraguay, y Río Grande do Sul (410,6), que limita con Uruguay y también con la Argentina.