Cuba advirtió que está preparada para afrontar los costos económicos y humanitarios que deriven de las sanciones que le impone Estados Unidos, mientras Rusia alertó sobre un interés de la Casa Blanca de generar una "confrontación militar" en Venezuela. Estos asuntos fueron analizados en Moscú por los ministros de Relaciones Exteriores de Rusia, Seguéi Lavrov, y de Cuba, Bruno Rodríguez, quienes ratificaron la antigua alianza estratégica entre sus países y lanzaron duras críticas contra la política exterior de Donald Trump. "Compartimos con los amigos cubanos el convencimiento de que es inaceptable la presión sancionadora ilegítima y confirmamos nuestro rechazo categórico al bloqueo económico, comercial y financiero de Cuba por parte de Estados Unidos", remarcó Lavrov. A su vez, Rodríguez se centró en la activación del Título III de la ley Helms-Burton, que permite a los estadounidenses demandar en los tribunales de ese país a las compañías que se beneficien de terrenos o inmuebles que les fueron expropiados. "Es un paso más en la agresiva aplicación excesiva de leyes norteamericanas contra terceros países", dijo.