Los líderes del G7 analizarán la situación en Afganistán durante una reunión virtual que se realizará el martes, anunció el primer ministro británico, Boris Johnson, una semana después de la vuelta al poder de los talibanes en territorio afgano.

"Es vital que la comunidad internacional trabaje conjuntamente para garantizar evacuaciones seguras, prevenir una crisis humanitaria y ayudar al pueblo afgano a proteger los progresos de los últimos 20 años", publicó Johnson en la red social Twitter.

Reino Unido ocupa actualmente la presidencia del Grupo de los Siete países industrializados, que reúne también a Alemania, Canadá, Estados Unidos, Francia, Italia y Japón.

El primer ministro británico lleva una semana presionando para convocar este encuentro.

Negociaciones

Estados Unidos y sus aliados están siendo criticados por su gestión de la crisis, especialmente por el caos en el aeropuerto de Kabul, donde miles de afganos intentan de huir de su país por temor a represalias de los talibanes.

En un encuentro virtual celebrado la semana pasada, los ministros de Relaciones Exteriores del G7 urgieron a los talibanes, que controlan los accesos al aeropuerto de Kabul, a garantizar "el libre paso de extranjeros y afganos" que quisieran salir del país.

En junio, el G7 mantuvo su primera cumbre presencial en dos años en el suroeste de Inglaterra, pero la reunión estuvo centrada en el coronavirus y la posición ante una China cada vez más firme en la escena internacional.

En ese entonces, apenas se abordó la situación de Afganistán, pese a que los talibanes ya habían comenzado una ofensiva en mayo aprovechando la fase final de la retirada de las tropas occidentales tras dos décadas de presencia.

Recomendaciones

Luego de esa cumbre, el avance talibán se aceleró, sorprendiendo a las potencias occidentales, y en pocas semanas consiguieron retomar casi todo Afganistán, culminando con la conquista de Kabul, el 15 de agosto.

Estados Unidos mandó miles de soldados de refuerzo para ayudar en la evacuación, pero quiere completar esta operación en la fecha prevista de retirada, el 31 de agosto.

Aliados de Washington, Reino Unido entre ellos, sugieren ampliar este plazo, una cuestión que podría formar parte de las discusiones. Al respecto, el jefe de la diplomacia de la UE, Josep Borrell, dijo que es "imposible" para EE.UU. y los aliados europeos evacuar a su personal y familias afganas de Kabul antes del 31 de agosto.