El Banco Central de Brasil (BCB) redujo ayer su tasa básica de interés a 7% (-0,5 puntos porcentuales), un mínimo histórico alcanzado en un contexto de rápido retroceso de la inflación.

El recorte, que concuerda con los pronósticos de la gran mayoría de los analistas, es el décimo consecutivo.

La decisión fue adoptada por unanimidad de los nueve miembros del Comité de Política Monetaria (Copom), precisó el BCB en un comunicado.

El comunicado deja además la puerta abierta a un nuevo recorte de la tasa Selic en la próxima reunión del Copom, prevista para febrero de 2018. La institución, precisa, ve en este momento como adecuada una nueva reducción moderada de la tasa.

En octubre de 2016, al iniciarse el ciclo de recortes, la tasa de referencia Selic se hallaba en 14,25%, en un marco que combinaba una recesión económica profunda con una inflación galopante.

El anterior mínimo histórico, de 7,25%, estuvo vigente desde octubre de 2012 hasta abril de 2013.

De acuerdo con el mercado, 2017 cerrará con una inflación de 3,03%, casi en el piso de la meta del BCB (cuyo centro es de 4,5%, con un margen de 1,5 puntos hacia arriba o hacia abajo). En 2018, debería llegar a 4,02 por ciento.