Los delitos de extrema derecha en Alemania se acercaron en 2020 a su nivel más alto desde 2001, de acuerdo con cifras provisorias divulgadas por el Gobierno, solo superadas por los datos registrados en 2016, cuando cientos de refugiados sirios e iraquíes llegaron al país. En 2020, la policía registró unos 23.080 actos con motivaciones racistas, antisemitas o dirigidos contra el sistema democrático, informó la agencia de noticias AFP.

Los datos del año pasado superaron las cifras de 2019 y 2018, cuando se registraron 22.742 y 20.431 actos de odio, respectivamente. Si bien el récord se registró en 2016 (23.555), se calcula que esa marca podría ser superada ya que la policía sigue registrando cientos de actos, antes de la publicación de las estadísticas definitivas en mayo.

La Fundación Amadeu Antonio, una organización antidiscriminación, informó que en 2016 se registraron 3.767 ataques a solicitantes de asilo y sus alojamientos. Según las cifras publicadas por Petra Pau, diputada de la izquierda radical Die Linke (La Izquierda), en este último tiempo se denunciaron al menos 1.054 agresiones físicas y al menos 307 personas resultaron heridas en actos de violencia y ataques motivados por ideas de extrema derecha .

Pau explica que así como la crisis de refugiados en 2016, la pandemia tuvo un efecto "amplificador" de estos delitos. Por su parte, hoy un tribunal de la ciudad de Dresde declaró culpables a cuatro personas por pertenecer a la organización terrorista de ultraderecha conocida como el Grupo Freital, prohibida por las autoridades.

Mientras uno de ellos deberá cumplir una pena de dos años y medios de cárcel por su participación en el ataque a un un político local de izquierda ya una oficina de su partido cerca de Dresde, el resto fue sentenciado con prisiones condicionales de entre dos años y seis meses por apoyar la organización.

El Grupo Freital llevó a cabo atentados con bombas contra extranjeros y opositores políticos en 2015. Se considera que los cuatro condenados son miembros de bajo rango, en cambio en marzo de 2018 ocho miembros del Grupo Freital, incluidos los cabecillas, fueron condenados a largas penas de prisión, según la agencia DPA.

En tanto, Anetta Kahane, presidenta de la Fundación Amadeu Antonio, indicó multas del año pasado que las manifestaciones contra las medidas implementadas por el Gobierno germano para frenar los contagios de coronavirus generan una nueva situación de amenaza.

La Fundación lleva el nombre del inmigrante angoleño Amadeu Antonio, quien falleció a finales de 1990 después de haber sido atacado por un grupo de jóvenes de extrema derecha que recorrieron las calles de la localidad de Eberswalde con bates de béisbol persiguiendo a extranjeros.