El Congreso de Estados Unidos afronta una semana en la que la aprobación de dos proyectos de ley podría volver a impulsar la agenda de gobierno del presidente Joe Biden.

Los legisladores demócratas intentan pisar el acelerador en el paquete de gastos de dos partes del presidente Biden, correspondientes a infraestructura y a inversión social de largo plazo, mientras buscan clausurar un período de semanas de discusiones internas, según indicaron el diario The Hill y la agencia Prensa Latina.

Los legisladores oficialistas aprobaron una resolución presupuestaria a principios de este año que les permitía impulsar un proyecto de ley de hasta 3,5 billones de dólares por su cuenta, sin el apoyo del Partido Republicano en el Senado.

No obstante el proceso se vio dilatado en los últimos meses no por los republicanos, sino por las diferencias entre las tendencias liberales y centristas del propio partido demócrata, sin que todavía exista una definición clara de que vayan a lograr sus objetivos pese a los ingentes esfuerzos desplegados por Biden y los líderes demócratas de ambas cámaras para acortar diferencias y votar.

Estrategia

La Casa Blanca y los principales legisladores negociaron durante todo el fin de semana para acercar el voto sobre el proyecto de ley de gasto social, que abarcaría una serie de políticas como el cuidado de los niños, la educación, la sanidad, la vivienda y el cambio climático.

El liderazgo demócrata espera que esto permita además a la Cámara votar esta semana un proyecto de ley de infraestructuras de aproximadamente un billón de dólares aprobado por el Senado, precisó The Hill.

Según la presidenta de la Cámara de Representantes, Nancy Pelosi (demócrata de California), el plan es llegar a un acuerdo sobre el proyecto de ley de gastos y votar la de infraestructuras por separado.

El voto de los 50 miembros demócratas del Senado y la mayoría de esa bancada en la Cámara Baja es fundamental para avanzar en este proceso de dos movimientos, algo que se vio demorado en las últimas semanas por lo oposición de dos senadores, Joe Manchin (demócrata de Virginia Occidental) y Kyrsten Sinema, de Arizona.

Cumbre climática

Manchin se niega a aprobar un gasto mayor de 1,5 billones de dólares y manifestó su preocupación sobre un plan de cambio climático que es una parte clave del proyecto de ley de la Cámara de Representantes.

Los liberales advirtieron durante meses que no ayudarán a aprobar el proyecto de ley de infraestructuras del Senado sin el acuerdo de gasto más amplio que beneficiaría a sectores más desprotegidos del país.

Esta semana será crucial para Biden quien aspira a tener en la mesa ambos proyectos para su aprobación e ir a la Cumbre climática de Escocia la próxima semana con alguna propuesta concreta para enfrentar el fenómeno.