La presidenta de la Cámara de Representantes de Estados Unidos, Nancy Pelosi, expresó su confianza en que el proyecto de ley de infraestructura de 1 billón de dólares impulsado por el presidente Joe Biden se aprobará esta semana, aunque mostró dudas respecto de la fecha exacta en que se debatirá en el plenario.

"No puedes elegir la fecha, hay que ir cuando tengas los votos en un tiempo razonable y eso haremos", dijo. "Nunca voy a llevar un proyecto de ley que no tenga los votos", dijo al presentador del programa "This Week" de ABC News, George Stephanopoulos, dando marcha atrás frente a sus comentarios de la semana pasada,  cuando afirmó que lo presentaría hoy.

"Permítanme decir simplemente que vamos a aprobar el proyecto de ley esta semana", dijo la líder demócrata.

Reducción

La iniciativa fue aprobada en el Senado con el apoyo de demócratas y republicanos el 10 de agosto, y ayudará a financiar proyectos de construcción de carreteras, puentes, aeropuertos, escuelas y otros. También es clave para el éxito de la agenda económica del presidente Biden.

Pelosi también dijo que es "evidente" que el mayor proyecto de ley de bienestar social y clima de Biden por 3,5 billones de dólares cuyo costo masivo ha dividido al Partido Demócrata, y que acompaña al plan de infraestructura, podría reducir su tamaño.

Pelosi no abordó de forma específica cómo se superarán las divisiones dentro del partido, pero dijo que la cifra final para el paquete mayor será inferior a los 3,5 billones de dólares.

"Ese fue el número que nos enviaron el Senado y el presidente. Obviamente, con la negociación, tiene que haber algunos cambios, cuanto antes mejor, para que podamos construir nuestro consenso para seguir adelante", afirmó.

Negociación

El ambicioso plan de gasto social, diseñado para ser desembolsado durante una década, busca expandir la cobertura sanitaria, luchar contra la pobreza, implementar medidas contra la crisis climática, garantizar la educación pública para los niños menores de cinco años e invertir en viviendas públicas, entre otras iniciativas.

Para financiarlo, los demócratas han propuesto una subida de los impuestos a los más ricos y a las grandes empresas, para recolectar 2,9 billones (trillions) de dólares durante 10 años.

Se espera que, tal como aseguró Pelosi, la Cámara de Representantes someta a votación la propuesta esta semana.

Después, los líderes demócratas tendrán que negociar con los miembros más moderados de su partido, como los senadores Joe Manchin de Virginia Occidental y Kyrsten Sinema de Arizona, para llegar a un acuerdo final.