Un grupo de 14 ONGs internacionales denunció que las elecciones presidenciales de Egipto, previstas para finales de marzo próximo, no son ni libres ni justas y constituyen una "farsa" en medio de una oleada de represión a los derechos humanos.

"Los aliados de Egipto deberían hablar públicamente ahora para denunciar estas elecciones, que son una farsa, en lugar de continuar con un apoyo en gran medida incuestionable a un gobierno que preside la peor crisis de derechos humanos del país en décadas", dijeron las ONGs en un comunicado citado por la agencia de noticias EFE.

Entre los firmantes del manifiesto se encuentran Human Rights Watch (HRW), Reporteros Sin Fronteras (RSF), la Federación Internacional de Derechos Humanos (FIDH) y la Organización Mundial Contra la Tortura (OMCT).

Las organizaciones acusan en el texto al gobierno egipcio de "eliminar sucesivamente" a los principales rivales del presidente Abdel Fatah al Sisi, recordando que dos de ellos, los militares Sami Anán y Ahmed Qonsoua, fueron arrestados.

Otro potencial rival de Al Sisi, el ex primer ministro Ahmed Shafiq, fue "aparentemente puesto bajo arresto domiciliario no declarado en un hotel hasta que se retiró de la carrera".

Los únicos potenciales candidatos opositores, el abogado de derechos humanos Jaled Ali y el ex diputado Mohamed Anwar al Sadat, renunciaron a la carrera electoral quejándose de la manipulación gubernamental y de temores sobre la seguridad de sus seguidores.