Estados Unidos se aprovecha de la situación por el coronavirus para enviar refuerzos a los grupos armados en Siria, bajo la cubierta de ayuda humanitaria para los refugiados del campamento de Rukban, según se desprende de una declaración conjunta de los centros de coordinación de Rusia y Siria.

"EE.UU. busca aprovecharse cínicamente de la situación con la propagación del coronavirus y presiona al liderazgo de la ONU para, a guisa de suministros de medios de diagnóstico de la infección al campo de refugiados de Rukban, enviar allí un cargamento 'humanitario' en calidad de refuerzo para los rebeldes bajo su control", dice el documento citado por el sitio web Sputnik.

Se subraya que los problemas humanitarios de Rukban son "consecuencia directa de la ocupación ilegal de EE.UU. de este territorio sirio".

"Rusia y Siria han tomado y tomarán todas las medidas necesarias para liberar cuanto antes y evacuar a los refugiados de Rukban al territorio controlado por el gobierno sirio", subraya el texto.

Rukban está situada en la zona de Al Tanaf, controlada por las tropas estadounidenses.

El campamento fue creado en la frontera sirio-jordana en 2014, después de que Amán cerrara la frontera para los refugiados sirios, alegando razones de seguridad y económicas.

Los militares rusos, así como los representantes de los Ministerios de Asuntos Exteriores de Rusia y Siria, alertaron en repetidas ocasiones de que la situación en el campo se acerca a una catástrofe humanitaria.

En tanto, el enviado especial de la ONU para Siria, Geir Pedersen, calificó como alto el riesgo de que Siria no pueda contener la propagación del coronavirus.

"Existe un alto riesgo de que Siria no pueda contener la pandemia, dado el desplazamiento masivo, las condiciones difíciles en varios campamentos para desplazados internos, asentamientos y lugares de detención", dijo Pedersen, que hizo un llamamiento especial para un alto el fuego total e inmediato en todo el territorio de Siria a fin de hacer posible la lucha contra el Covid-19.