El peor derrame petrolero en el litoral israelí en varios años se extendió a las costas limítrofes en el sur del Líbano, lo que despertó preocupación por sus posibles efectos en la flora y fauna de esta zona del mar Mediterráneo.

Muchas playas israelíes registraron manchas negras en la arena en los últimos días y las autoridades locales, entidades medioambientales y personas voluntarias se organizaron para limpiar en distintos puntos del país.

El primer ministro libanés en funciones, Hasan Diab, ordenó a los titulares de Defensa y Medioambiente, así como al Consejo Nacional para la Investigación Científica, que se encarguen de "lidiar con el derrame y sus daños" en las costas meridionales de la nación, informó la oficina del dirigente en su cuenta de Twitter.

Asimismo, les pidió que informen a la Fuerza de Paz de la ONU en el Líbano (FINUL) y que redacten un informe con los detalles del vertido, que en las últimas hora ha sido atribuido a un barco petrolero de bandera griega.

Por su parte, el director de Programas de la organización ecologista Greenpeace para Oriente Medio y el Norte de África, Julien Jreissati, llamó a las autoridades libanesas a que tomen medidas "inmediatas" para determinar la magnitud del problema y reducir su impacto en el medioambiente y la salud pública.

El derrame ya afectó a unos 170 kilómetros de costa en Israel, equivalente al 40% del litoral de ese país.