La región boliviana de Beni, que limita con Brasil, se declaró en desastre sanitario tras el colapso de su sistema de salud, al igual que las morgues y los cementerios, por la pandemia de coronavirus, por lo que el gobierno interino pidió ayuda a la Organización Mundial de la Salud (OMS) para "montar" un hospital en la zona.

Beni es el segundo departamento con la mayor cantidad de casos en Bolivia, que registra un total a nivel país de 5.915 positivos y 240 fallecidos.