La secretaria del Tesoro de Estados Unidos, Janet Yellen, relativizó la preocupación respecto a que el plan de gasto en infraestructura del presidente Joe Biden cause una inflación persistente, argumentando que los fondos destinados estarán distribuidos en el transcurso de más de una década.

"Se ha distribuido de manera bastante uniforme para los próximos ocho a 10 años", dijo Yellen, expresidenta de la Reserva Federal, en una entrevista en el programa "Meet the Press" de la cadena NBC.

La funcionaria dijo que la Fed supervisará los índices de inflación cuidadosamente y tiene las herramientas para controlar las alzas excesivas de precios, de ser necesario.

"No creo que la inflación sea un problema, pero si se convierte en uno, tenemos herramientas para abordarla. Estas son las inversiones históricas que necesitamos para que nuestra economía sea productiva y justa", declaró Yellen.

Los planes de Biden para recuperación y estímulo económico durante la pandemia suman cerca de 6 billones de dólares y serán financiados en parte por una serie de aumentos de impuestos a los estadounidenses más ricos, menos del 1% de la población, y mediante un alza de la carga fiscal al sector corporativo.

Cecilia Rouse, presidenta del Consejo Económico Nacional de la Casa Blanca, dijo que no hay evidencias para proyectar una tasa acelerada de inflación en los próximos años.

"Entonces, cuando lleguemos al otro lado de esta pandemia, espero que nuestro mercado laboral se recupere y florezca", dijo Rouse en el programa televisivo "Fox News Sunday".