El Ministerio de Antigüedades de Egipto anunció este lunes que arqueólogos descubrieron vestigios de un barco militar y un complejo funerario en Heracleion, una ciudad antigua sumergida en el Mediterráneo.

El descubrimiento fue efectuado durante excavaciones submarinas en Heracleion (Thônis en egipcio antiguo), que fuera uno de los principales puertos del país en la desembocadura del Nilo hasta que Alejandro Magno fundó la ciudad de Alejandría en el año 331, antes de nuestra era.

La ciudad, descubierta en 2001, fue sumergida tras una serie de temblores y grandes mareas.

"Una misión franco-egipcia (...) encontró rastros de un barco militar de la era ptolemaica y vestigios de un complejo funerario griego del cuarto siglo antes de nuestra era", indicó el Ministerio egipcio de Antigüedades a través de un comunicado reproducido por la agencia AFP.

Este barco de fondo plano, dotado de remos largos, mástil y velas, medía 25 metros de largo y era utilizado para la navegación en el delta del Nilo, según las primeras deducciones de los arqueólogos.

También consideraron que la nave debía atracar junto al antiguo templo de Amon y se hundió tras el derrumbe del edificio a causa de un sismo en el segundo siglo antes de nuestra era.

"Los hallazgos de barcos de esa época son excepcionales", dijo Franck Goddio, del Instituto europeo de arqueología submarina, director de la misión.

Los investigadores también descubrieron un complejo funerario que expone la presencia de comerciantes griegos en la región en esa época del Egipto antiguo.

Según el Ministerio, los griegos dominaban esa región y construyeron templos funerarios. Vestigios de esos templos fueron descubiertos bajo el agua "en excelente estado", agregaron.

Estos últimos descubrimientos "muestran la riqueza de los templos en esta ciudad que reposa ahora en el mar Mediterráneo", concluyó el comunicado del Ministerio.

La historia de Heracleion, la ciudad bajo el agua

La ciudad Thonis, más conocida hoy como Heracleion, estaba ubicada en la desembocadura del río Nilo, en Egipto. De hecho, se trató del puerto más importante de la región durante el último período faraónico y también uno de los principales centros comerciales. Más tarde, con la fundación de Alejandría, la ciudad perdió protagonismo.

La antigua ciudad se mantenía en pie durante la conquista de Alejandro Magno, en el siglo III a.C. Pero, aproximadamente cien años más tarde el mar consumió a Heracleion durante un evento que todavía sigue siendo un misterio. 

Sin embargo, todo indica que los constantes terremotos en la zona produjeron un resquebrajamiento en la tierra y por eso Heracleion se hundió en el fondo del Mediterráneo. 

Durante años, la ciudad permaneció como un mito que aparecía en algunos textos literarios, como "La odisea", que la señala como aquel lugal al que Paris y Helena escaparon previo a la Guerra de Troya. 

Pero, en 2001, una expedición dirigida por Franck Goddio encontró restos de las murallas  y los templos de Heracleion. 

Desde ese entonces, los arqueólogos no dejaron de encontrar todo tipo de reliquias pertenecientes a la ciudad, como barcos hundidos, estatuas, vasijas, oro, joyas y monedas.