El presidente de Estados Unidos, Joe Biden, está buscando oportunidades para tener una reunión o cualquier otra forma de interacción personal con el líder chino Xi Jinping en los próximos meses, afirmó este jueves el asesor de seguridad nacional Jake Sullivan. "Biden buscará oportunidades para interactuar con el presidente Xi Jinping. Podría ser una llamada telefónica, podría ser una reunión al margen de otra cumbre internacional o podría ser otra cosa", indicó Sullivan a los periodistas en una conferencia telefónica.

Sullivan recordó que es probable que ambos líderes participen del foro del G20 en Italia en octubre. "No se han tomado decisiones al respecto, pero la idea es que el presidente Biden se involucre en los próximos meses con Xi Jinping de alguna manera para evaluar en dónde estamos parados en la relación y garantizar que tengamos ese tipo de comunicación directa que ayer nos pareció valiosa con el presidente de Rusia, Vladimir Putin. Estamos muy comprometidos con eso. Es solo una cuestión de cuándo y cómo", agregó.

El Ministerio de Exteriores de China saludó el miércoles el anuncio de que Estados Unidos y Rusia planean impulsar un diálogo bilateral sobre estabilidad estratégica.

La iniciativa, que busca marcar el camino hacia medidas de control de armas y de reducción de riesgos, fue anunciada al término de la reunión que Biden y Putin celebraron el miércoles en Ginebra.

Cumbre con Putin

Biden difundió estas expectativas luego de la cumbre que mantuvo con Putin y trascendió que espera que en los próximos meses se vea "si es posible avanzar en la relación con Rusia o si debe recurrir a medidas unilaterales para proteger sus intereses", declaró Sullivan.

"Hay tres o cuatro áreas diferentes en las que podremos ver en los próximos meses si es posible progresar o si simplemente tendremos que tomar medidas para salvaguardar nuestros intereses, porque no se han producido avances", señaló .

Entre las áreas de posible cooperación enumeradas por Sullivan se encuentran la ciberseguridad, el diálogo de estabilidad estratégica, las cuestiones regionales que van desde Afganistán hasta Siria e Irán, así como también las medidas prácticas para garantizar que las embajadas de ambos países "operen de forma efectiva y sin trabas" para poder gestionar la difícil relación.

Si bien no hubo muchas definiciones, al término de la cumbre entre los mandatarios se anunció que los embajadores de Rusia y de Estados Unidos van a terminar las "consultas" y volverán pronto a sus puestos en Washington y en Moscú.

"El presidente Putin indicó que tomaría medidas para garantizar que nuestra misión contará con el personal adecuado, ya sea mediante la concesión de visados para que los estadounidenses puedan desempeñar esas funciones o a través de algún otro ajuste en la normativa dentro de Rusia", concluyó Sullivan.