Francisca Dávalos Bachelet, hija de la expresidenta de Chile Michelle Bachelet, fue detenida junto a otras cuatro personas en Santiago de Chile durante una protesta a favor del reclamo mapuche de tierras y cese de represión, porque están prohibidas las manifestaciones sociales, políticas y sindicales y solo tenían permisos temporales de circulación para compras de insumos esenciales, por la cuarentena que rige en esa ciudad ante la pandemia de coronavirus (Covid-19).

Sitios de diarios santiaguinos dan cuenta de que la joven fue apresada después de lanzar panfletos y cantar consignas a favor de los mapuches, frente a la sede del Registro Civil ubicado sobre la calle de Huérfanos de la capital.

"Cerca del mediodía de este lunes, la hija de la expresidenta Michelle Bachelet (2006-2010 y 2014-2018), Francisca Dávalos Bachelet, fue detenida tras participar de una manifestación en las afueras del Registro Civil de Santiago", informó Carabineros de Chile al medio 24 Horas, citado por Agencia Sputnik.

La hija de la Alta Comisionada de Derechos Humanos de la ONU fue detenida por Carabineros junto a dos mujeres y dos hombres, que comprobaron luego que tenía un permiso que solo la habilitaba para compras básicas. Tras ser trasladada a una comisaría del centro de la ciudad, la hija de la ex mandataria fue apercibida.

Los cinco jóvenes quedaron en libertad, pero fueron citados ante la justicia acusados de poner en riesgo la salud pública.

Las manifestaciones mapuches vienen sucediendo hace años

La manifestación se gestó en apoyo a una treintena de presos de origen mapuche que se encuentran haciendo una huelga de hambre hace tres meses en el sur del país, pidiendo que el Estado de Chile respete los acuerdos internacionales en materia indígena y les permita cumplir sus condenas en sus comunidades.

Cabe recordar que la comuna de Santiago se encuentra bajo cuarentena por la multiplicación de los casos de coronavirus, por lo que las personas solo deben transitar con sus permisos temporales y están vedadas las manifestaciones sociales, políticas y sindicales.

Desde hace años que el pueblo mapuche sostiene protestas en reclamo de que se les reconozca la propiedad de tierras que considera ancestrales y que termine la represión de las fuerzas de seguridad contra sus integrantes.

Además, la comunidad –el mayor pueblo originario del país- aspira a una más importante presencia en el Parlamento y a que se constituya un Ministerio Indígena que atienda sus asuntos.