La Dirección General de Sanidad de Dinamarca suspendió de forma definitiva la vacuna de AstraZeneca contra el covid-19, paralizada desde hace un mes en ese país, al considerar que hay una conexión probable entre esta y los casos anómalos de trombosis, que hay suficientes vacunas en el mercado y la situación epidémica a nivel interna está controlada.

Las autoridades sanitarias danesas señalaron no obstante que están "completamente de acuerdo" con la Agencia Europea del Medicamento (EMA) de que la vacuna de AstraZeneca es "segura y efectiva" contra la covid-19, aunque recordaron que la decisión final es de cada país, según reportó la Agencia EFE. 

La suspensión de AstraZeneca, de la que el gobierno danés había comprado 2,4 millones de dosis, provocará un retraso de varias semanas en el calendario de vacunación de este país nórdico, que pretendía tener inmunizada a toda su población a finales de julio.

Dinamarca había sido el primer país en suspender el pasado 11 de marzo la vacunación con AstraZeneca, decisión que siguieron luego la mayoría de los estados europeos, aunque reanudaron el proceso cuando la Agencia Europea del Medicamento (EMA) aseguró que no había evidencias de relación directa con los casos de trombosis detectados.

Algunos países han reservado sin embargo su uso para mayores de 60 años, como es el caso de Alemania y Suecia, mientras Noruega anunciará en unos días qué decisión tomará sobre la vacuna, suspendida también desde hace un mes. En su comparecencia anterior, el pasado 25 de marzo, la Agencia del Medicamento danesa argumentó la prolongación de la suspensión por la necesidad de concluir el estudio de varios casos inusuales, aunque defendió la eficacia y la seguridad de la vacuna.

Dinamarca registró un muerto con ese cuadro clínico, que incluye baja cantidad de plaquetas, coágulos en vasos sanguíneos y hemorragias; y un par de casos de fallecidos con síntomas similares que aún no se habían acabado de analizar a finales de marzo.