La economía de Estados Unidos podría beneficiarse si la nación estuviera "bajo un confinamiento realmente estricto" de entre cuatro y seis semanas, dijo un alto funcionario de la Reserva Federal, y añadió que el Congreso podía aprobar "contundentes sumas de dinero en planes de ayuda fiscal".

La economía de Estados Unidos, que en el segundo trimestre sufrió su mayor caída desde la Gran Depresión, podrá ver una recuperación robusta sólo si el virus es controlado, dijo Neel Kashkari, presidente del Banco de la Reserva Federal de Mineápolis, en el programa "Face the Nation" de CBS.

"Si no lo hacemos y simplemente dejamos que este virus se siga extendiendo por el país con brotes y cierres locales durante el próximo par de años, lo cual es enteramente posible, vamos a ver muchas, muchas más quiebras de empresas", declaró.

"Habrá una recuperación mucho más lenta para todos nosotros", sostuvo.

Kashkari dijo que: "el Congreso está bien posicionado para aprobar fondos abundantes para enfrentar la pandemia, ya que la brecha presupuestaria de la nación puede ser financiada sin endeudamiento externo."

"Quienes somos lo suficientemente afortunados de tener nuestros empleos, estamos ahorrando mucho dinero porque no vamos a restaurantes ni a ver películas, ni viajamos por vacaciones", declaró.

"Eso de hecho implica que tenemos muchos más recursos como país para apoyar a quienes han sido despedidos de sus empleos".

La Cámara de Representantes, liderada por los demócratas, aprobó en mayo un paquete de ayuda de emergencia por 3 billones de dólares, mientras que los republicanos en el Senado -muchos de los cuales han expresado preocupación por la deuda acumulada- debate su propia propuesta con asistencia por 1 billón de dólares desde la semana pasada.

Los esfuerzos en el Congreso para alcanzar un nuevo compromiso sobre la ayuda gubernamental parecen estar estancados.

En una entrevista con el programa "This Week" de ABC, el secretario del Tesoro Steve Mnuchin dijo que: "el presidente Donald Trump desembolsaría lo que sea necesario", pero que el déficit fiscal "es un factor de preocupación."

En su reunión de la semana pasada, la Fed estimó que si el gobierno no logra aplanar la curva de contagios de coronavirus, es probable que el rebote de la economía estadounidense demore más de lo esperado.

De acuerdo con datos del Buró de Censos Económicos de Estados Unidos, aproximadamente 14 millones de personas que contaban con un trabajo en febrero hoy en día no lo tienen. De acuerdo con la Fed, aquellos trabajadores que se desempeñaban dentro de sectores como el gastronómico, el hotelero y de viajes serán los que más tiempo tardarán en recuperar sus empleos.

Por lo que todo hace prever que en los Estados Unidos las tasas de interés bajas y la inyección de liquidez continuarán por un periodo prolongado.