El presidente del Gobierno español, el socialista Pedro Sánchez, se expresó a favor de afrontar un cambio constitucional para limitar la inviolabilidad del Rey, en medio del escándalo por las investigaciones en torno a presuntos actos de corrupción del ex monarca Juan Carlos de Borbón.

"La Constitución tiene que evolucionar con la exigencia de ejemplaridad de la sociedad", aseguró el líder socialista en entrevista conjunta con el diario.es e Infolibre, en la que reiteró que las informaciones en torno a las prácticas corruptas del padre de Felipe VI son "perturbadoras".

El día anterior, Sánchez se había referido de esta forma a las últimas revelaciones en torno a la investigación abierta en Suiza contra el rey emérito Juan Carlos de Borbón, por blanqueo de capitales y cobro de comisiones ilegales por una presunta coima de 100 millones de dólares que recibió en 2008 de Arabia Saudita, en ocasión de la adjudicación a empresas españolas del tren de alta velocidad de Medina a La Meca.

El fiscal suizo a cargo del caso, Yves Vertossa, envió recientemente pruebas documentales y testimoniales contra el ex monarca a sus pares de España, quienes por primera vez investigan para determinar su responsabilidad penal, aunque sólo a partir de junio de 2014, la fecha de su abdicación, ya que en el período anterior estaba protegido por la inmunidad que le otorga la Constitución.

Este argumento, suscripto por el propio Partido Socialista (PSOE) de Sánchez, es el que impidió en numerosas ocasiones que se abriera una comisión de investigación en el Parlamento ante las sospechas fundadas de corrupción en torno al ex monarca.

La documentación remitida por Suiza incluye los estatutos de una empresa "off shore" con la firma de Carlos de Borbón, informó el diario El Confidencial, que publicó el documento.

También las declaraciones testimoniales de la ex amante del rey emérito, Corinna Larsen, quien reconoció haber recibido de él en 2012 unos 65 millones de dólares "por gratitud y amor", presuntamente procedentes de la cuenta de los millones saudíes; y el testimonio de sus abogados en Suiza que dicen haber recibido el encargo de crear la empresa pantalla utilizada para ocultar el dinero.