Cada año entran menos inmigrantes irregulares en la Unión Europea, según datos preliminares del año 2019 presentados por Frontex, la Agencia Europea de la Guardia de Fronteras y Costas, que informó que las detecciones de inmigrantes en situación irregular se encuentran en los niveles más bajos desde el 2013.

De acuerdo con un artículo del diario español La Vanguardia, los ingresos cayeron abruptamente en las rutas del Mediterráneo occidental y central, pero hubo un fuerte repunte en la ruta oriental, a través de Grecia, que en la segunda mitad del año vivió el mayor número de llegadas interceptadas desde la implementación del acuerdo entre Bruselas y Turquía en marzo del año 2016.

Durante el año pasado, la agencia que controla las fronteras exteriores del club de los 28 interceptó unas 139.000 entradas de migrantes que trataban de llegar a suelo europeo, un 6% menos que en el 2018 y un 92% menos que en el 2015, cuando se llegó a la cifra récord de 1.800.000 personas.

Según el medio español, las cifras preliminares podrían ser algo menores debido a que Frontex se basa en el número de detecciones de cruces de fronteras de forma ilegal, no en el número de personas, por lo que podría haber cifras "duplicadas".

"Hay muchos motivos para esta reducción de las llegadas, incluyendo cambios en las condiciones en los países de tránsito o de origen. Las autoridades locales en algunos de estos países han tomado medidas energéticas contra grupos criminales que organizan el transporte hacia Europa", aseguraron fuentes de Frontex.

Las llegadas a España a través de la ruta del Mediterráneo occidental fueron las que más cayeron. Concretamente, un 58% respecto al año anterior, con 24.000 migrantes detectados procedentes mayoritariamente de Marruecos y Argelia.

Mientras tanto la ruta del Mediterráneo oriental con destino a Grecia se convirtió en el 2019 en la más utilizada, llegando a aumentar el flujo de inmigración irregular en un 46 por ciento. Frontex registró la llegada de más de 82.000 personas, sobre todo afganos y sirios.