Una serie de disturbios se registraron la madrugada de ayer en Santiago de Chile en medio de la cuarentena por la pandemia de COVID-19, por la media sanción de un proyecto de ley que dispone del 10% de los fondos de las Administradoras de Fondos de Pensión (AFP) para financiar la lucha contra el coronavirus, que el Gobierno busca impedir que se apruebe.

"Grupos de personas levantaron barricadas y atacaron a la Policía, lo que debió ser controlado con carros lanzaguas y gas lacrimógeno", informó en una conferencia de prensa el teniente de Carabineros (Policía militarizada), Rodrigo Soto.

Aunque se registraron varias manifestaciones, solo en dos puntos de la ciudad ocurrieron incidentes importantes: Villa Francia (sector oeste de Santiago) y Peñalolén (sector sureste).

En el primer lugar, encapuchados se enfrentaron a la Policía e incendiaron la bodega de una estación de servicio, siniestro que debió ser sofocado por personal de Bomberos.

En Peñalolén, un grupo de manifestantes atacó a la Policía con bombas molotov y armas artesanales.

Carabineros detuvo en total a 21 personas durante la jornada, cinco de los cuales serán puestos a disposición de la Fiscalía.

Estas protestas se sumaron a las manifestaciones ocurridas la noche del 15 de julio en la capital, justo cuando se tramita en el Congreso un proyecto de ley emblemático para la oposición que permite a los trabajadores retirar el 10% de su fondos de pensiones para enfrentar la crisis del coronavirus.

El proyecto cuenta con un amplio respaldo ciudadano, pero el Gobierno ejerció una intensa presión en el Congreso para que éste no prospere, generando rechazo en la población.

Otra ciudad donde ocurrieron disturbios fue  Valparaíso, ubicada a más de 110 kilómetros de la capital, donde personas armaron barricadas en distintos puntos de la ciudad puerto.