El presidente de los Estados Unidos, Donald Trump, regresó a la Casa Blanca tras haber estado internado por coronavirus (Covid-19) durante tres días en el hospital militar Walter Reed.

A través de su cuenta de Twitter, el primer mandatario estadounidense publicó un video en agradecimiento al personal médico y dejando un mensaje a los ciudadanos norteamericanos "No dejen que los domine el coronavirus. No le tengan miedo. Lo van derrotar. Tenemos el mejor equipamiento, tenemos la mejor medicina; todo desarrollado últimamente, lo van a derrotar."

Aunque Sean Conley, médico personal de Trump, reconoció que “no está fuera de peligro”, el Presidente explicó que se siente muy bien, que se pudo haber ido hace dos días y que se "siente mejor que hace 20 años".

El retorno a la campaña presidencial

Con el "operativo regreso" en mente, Tim Murtaugh, director de comunicaciones, adelantó a la CNN que Donald Trump tiene en mente participar del segundo debate presidencial que se llevará a cabo el 15 de octubre junto al candidato opositor Joe Biden. 

"Estamos volviendo al trabajo, vamos a estar al frente. Como el presidente tengo que hacerlo. Era consciente del peligro pero ahora estoy mejor y pero tengo que hacerlo" afirmó el mandatario.

El último reporte presentado por la universidad Johns Hopkins muestra que Estados Unidos en los últimos días superó los 7,4 millones de casos alcanzando también las 210 mil muertes desde el comienzo de la pandemia.

El estado de salud de Trump

El tratamiento que recibió Trump se llama REGN-COV2 y es un tratamiento experimental fabricado por la compañía farmacéutica Regeneron.

Según informa la CNN, "el tratamiento consiste en la aplicación de una mezcla de anticuerpos monoclonales los cuales se dirigen a antígenos específicos en la estructura de proteínas del coronavirus; para así poder neutralizar a los coronavirus circulantes, disminuir su carga viral e impedir que entren a las células y agraven la enfermedad."

Donald Trump: "No dejen que los domine el coronavirus. No le tengan miedo"

Sean Conley, dijo que el presidente cumplía con los requisitos para ser dado de alta ya que no había sufrido fiebre desde el día de su internación y que sus niveles de oxígeno eran normales.

"Ahora estoy mejor, y tal vez soy inmune, pero no lo dejen dominar sus vidas. Salgan, tengan cuidado, tenemos la mejor medicina del mundo, todas están saliendo en el corto plazo, están siendo aprobadas y la vacuna estará en poco tiempo" expresó el presidente.