Tras el sismo registrado a 12 kilómetros del municipio de Crucecita, en el sureño estado de Oaxaca, se emitió una alarma ante un posible Tsunami a  México,  Guatemala, El Salvador y Honduras ante la posible llegada de fuertes olas.

El sismo que tuvo lugar a las 10:29 hora local de este martes, con una magnitud 7,5, 23 kilómetros al sur de la localidad de Crucecita, en el sureño estado de Oaxaca,  se logró sentir en varios puntos del país activando la alerta sísmica en la capital, informó el Servicio Sismológico Nacional (SMN) en Twitter.

El terremoto de México se cobró la vida de cinco personas. Un hombre de 26 años fue el último fallecimiento informado por el Consejo de Evaluación de Daños de Oaxaca. 

Además, el gobernador oaxaqueño, Alejandro Murat, confirmó que pidió formalmente la declaratoria de emergencia en su entidad, a raíz del temblor. “Quiero informar que estamos haciendo el planteamiento de la declaratoria para alrededor de 50 municipios”, aseguró el mandatario local.

Terremoto en Turquía  

Al menos nueve personas murieron y más de 20 resultaron heridas este martes en un municipio del este de Turquía a causa de un terremoto con epicentro en Irán, informó el gobierno turco, mientras que las autoridades iraníes no dieron a conocer un balance de víctimas.

Al mismo tiempo, varias personas también resultados heridas y una de ellas se encuentra en estado crítico debido al terremoto de magnitud 5,9 en la zona iraní, según medios locales.

El ministro del Interior turco, Süleyman Soylu, indicó en una conferencia de prensa, transmitida en directo por la cadena NTV, que el balance final de víctimas es de nueve personas, mientras que otras 37 están hospitalizadas.

En Turquía las tareas de búsqueda de heridos se dieron por terminadas y no quedan personas atrapadas bajo los escombros, se aseguró. Según informó el titular de Salud turco, Fahrettin Koca, nueve de los 37 heridos se encuentran en estado grave.

Soylu indicó que el temblor, que tuvo lugar a las 2.52 de Turquía, alcanzó una magnitud de 5,9 y que afectó a varias aldeas en el municipio de Baskale, en la provincia de Van, fronteriza con Irán.

En la vecina Irán, las víctimas se registraron en la localidad de Qotur, en la provincia de Azerbaiyán Occidental, según el gobernador de esta región, Mohamad Mahdi Shahriarí, quien no ofreció un balance exacto de heridos.

El gobernador de Van, Mehmet Emin Bilmez, señaló que cuatro aldeas del municipio, todas a menos de diez kilómetros de distancia de la frontera iraní, fueron afectadas, consignó la agencia EFE.

Varios equipos del servicio de emergencias turco AFAD se trasladaron a la zona para trabajar en los lugares derruidos, y Soylu indicó la disposición de Turquía de colaborar con Irán en el rescate de personas al otro lado de la frontera, si llegaba una petición en este sentido.

El gobernante explicó a la agencia oficial IRNA que algunas viviendas de este pueblo quedaron parcial o completamente destruidas.

Las operaciones de rescate y socorro están en marcha en el área afectada por la catástrofe, adonde la Media Luna Roja iraní envió cinco de sus equipos.

El sismo, que tuvo al menos siete réplicas y se sintió en ciudades cercanas como Tabriz y Urumía, ocurrió a una profundidad de 6 kilómetros.

Irán tiene una fuerte actividad sísmica ya que está situado en el límite de varias placas tectónicas y se encuentra atravesado por varias fallas.

El último terremoto de gran poder de devastación, de magnitud 7,3, ocurrió en noviembre de 2017 en la provincia de Kermanshah, donde causó 620 muertos y más de 12.000 heridos.

En Turquía, un terremoto de magnitud 6,8 causó 35 muertos y más de un millar de heridos el pasado 24 de enero.