Ya no son nuevos los cambios que trajo la pandemia del coronavirus (Covid-19) a la vida cotidiana, ni sorprenden quienes aseguran que el teletrabajo llegó para quedarse. Por eso, ya hay dos pueblos de Italia que quieren aprovechar este nuevo panorama para ampliar su población. Ubicados en la Toscana y en la región de Lazio, Santa Fiora y Rieti ofrecen subsidios a los que decidan vivir en sus pueblos, perdidos en el vasto campo italiano y lejos de las grandes ciudades. 

A criterio de sus autoridades, ambas localidades ofrecen una vida relajada y acompañada por los paisajes y las montañas. Tener auto no sería necesario, ni tampoco usar el transporte público todos los días, simplemente porque el trabajo estará a un click de distancia. 

Para atraer a estos "nómadas digitales", ambos pueblos realizaron grandes inversiones en fibra óptica para garantizar una buena conexión a Internet, y prometen subsidios que van desde los 200 hasta los 30.000 euros por asentarse y desarrollarse en la zona. A diferencia de las ofertas otras ciudades europeas que tanto han circulado por las redes sociales, ni Santa Fiora ni Rieti ofrecen casas por un euro. Son, quizás, más sinceras: en casi todos lados hay que pagar impuestos, arreglos y servicios, y ninguna de esas ciudades le escapan a esas obligaciones. 

La vida en estos pueblos es más lenta, con grandes paisajes

Según reportó la cadena CNN, ambas ciudades prometieron subsidiar el 50% de los ingresos de los nuevos residentes del pueblo. En esos pueblos de la Toscana y Lazio los alquileres ya son relativamente bajos, por lo que con el apoyo financiero adicional el negocio se vuelve aún más deseable.

Sin embargo, no regalan porque sí. Quien decida mudarse allí deberá certificar que trabaja de manera remota, y explicar detalladamente las condiciones de su empleo, para comprobar que, efectivamente, se quedará a vivir en alguno de los dos pueblos.

Italia, que incluso anunció la reapertura al turismo, apuesta por este concepto de “pueblos inteligentes” como una forma de llamar a la gente a las regiones más desertificadas. Sin más preámbulos, estos son los dos pueblos que prometen una vida muy pintoresca: 

Santa Fiora

Ubicado en el corazón de la Toscana, cerca de la reserva natural de Monte Amiata y cerca del maravilloso Valle de Val D'Orcia, el pueblo medieval es denominado como el "paraíso del vino de Montepulciano y Siena". Los vecinos son pocos, pero seguro se conocen mucho: Santa Fiora cuenta con unos 2.500 habitantes en la actualidad.

Quienes decidan mudarse y trabajar de manera remota pueden recibir 200 euros mensuales o hasta el 50% de sus ingresos, para estancias prolongadas de dos a seis meses. ¿Cuánto sale una renta allí? El precio ronda entre los 300 y 500 euros, por lo que la ganancia se cerraría en unos atractivos 100 euros en promedio.

Santa Fiora tiene apenas 2.500 habitantes

Los interesados cuentan con una amplia gama de información, dada a conocer en la web Vivi In Paese, que muesta las casas, alojamientos, servicios, restaurantes, médicos y reparto de comida disponibles. 

"No está dirigido a turistas ocasionales, sino a personas que realmente quieren experimentar la vida de nuestro pueblo", explicó el alcalde Federico Balocchi a CNN. "El objetivo es animar a la gente a moverse y trabajar virtualmente desde aquí", añadió.

Los beneficios no se limitan al subsidio: quien desee abrir una posada o transformar una propiedad en un hotel o posada recibirá una contribución financiera del gobierno de 30.000 euros. Además, si nace un bebé durante la estancia, el hecho será más que celebrado. La familia recibirá una bonificación de 1.500 euros.

"Sería fantástico que se establecieran realmente nuevas familias", dijo Balocchi. “Cada vez que un joven busca trabajo en otro lugar, le quitan un pedazo de nuestro pueblo”.

Según reportan, Santa Fiora es "un idílico pueblo toscano en la cima de una colina donde la naturaleza y el arte se combinan a la perfección". Hay torres, fuentes, plazas panorámicas que miran al paisaje montañoso, “museos y obras de artistas del Renacimiento”. También hay cascadas, jardines, paseos a caballo, ciclismo, senderismo y en verano un festival internacional de música y ferias gastronómicas.

#SantaFiora #Internetveloce Banda ultralarga a Santa Fiora: il Palazzo comunale collegato alla fibra ottica.Salgono a...

Publicado por Comune di Santa Fiora en  Jueves, 29 de abril de 2021

Rieti

Ubicado en el centro exacto de Italia, es llamada el Umbilicus Italiae ("ombligo italiano"), Rieti supera ampliamente a Santa Fiora: cuenta con 50.000 habitantes. ¿Por qué, entonces, busca nuevos residentes? En el último tiempo, Rieti vio una verdadera fuga de jóvenes a los mayores centros urbanos, como a Roma, a unos 100 kilómetros de distancia. 

"Los jóvenes continúan huyendo a Romar en busca de trabajo, así que nos embarcamos en esta misión de atraer trabajadores remotos que van a transformar Reiti en su oficina y revitalizar nuestra ciudad", dijo a CNN, el vicealcalde de la ciudad Daniele Sinibaldi.

Aquí, los vales de apoyo a los ingresos se pueden extender más allá de seis meses y un contrato de alquiler preliminar es todo lo que necesita para competir, con la elección de la casa a su discreción.

El puente romano de Rieti, su principal atracción

Los nómadas solo necesitarán una carta del jefe para demostrar su condición de trabajadores remotos si tienen un contrato, pero los autónomos pueden simplemente proporcionar una descripción de su trabajo profesional. 

Rievi también está rodeada de murallas y tiene una red de arroyos y lagos que le dieron el sobrenombre de “Venecia de agua dulce”. Para más detalles e inscripción, los datos de contacto se pueden encontrar en el sitio web del municipio: comune.rieti.it/

"Es una mezcla de arquitectura medieval, renacentista, barroca y moderna donde plazas monumentales, murallas fortificadas y palacios aristocráticos están conectados por estrechos callejones pintorescos", describen quienes la visitaron.

Su actividad nocturna más popular es pasear por el majestuoso puente romano para admirar las puestas de sol de un rojo intenso que prenden fuego al río.