El embajador de Estados Unidos en Israel, David Friedman, le advirtió al primer ministro israelí, Benjamin Netanyahu, que no inicie ningún nuevo proceso de anexión en territorio palestino ocupado sin consulta previa con Washington.

"Cualquier acción unilateral pondrá en peligro el plan de paz y el reconocimiento de Estados Unidos", escribió Friedman en un mensaje publicado en su cuenta de Twitter.

El embajador recomendó así al gobierno israelí que espere a las conclusiones del comité conjunto israelí-estadounidense, encargado de trazar las zonas en las que Israel podría actuar a su libre albedrío en virtud del plan de paz presentado por Estados Unidos, rechazado de pleno por la Autoridad Palestina.

Estos comentarios contradicen directamente al primer ministro israelí, quien este sábado había anunciado que Israel "estaba ya en el apogeo del proceso de cartografiado de la zona que se convertirá en parte del Estado de Israel". "No vamos a tardar mucho", declaró Netanyahu.

También Friedman parece haber retrocedido en su postura inicial. El embajador, un firme defensor de la política de anexiones israelíes en territorio ocupado, aseguró hace dos semanas que " Israel no debería esperar en lo más mínimo", para iniciar estas nuevas anexiones.

El conocido como acuerdo del siglo señala a Jerusalén como la capital "indivisible" de Israel, que retendría el control de las colonias judías y del valle del Jordán, mientras que Palestina tendría su capital en una zona de Jerusalén Este ubicada fuera de la barrera de seguridad instalada por Israel.

Tras el lanzamiento de la iniciativa paz estadounidense, las tensiones en la región se disiparon. Varios palestinos han muerto en enfrentamientos con las fuerzas israelíes en Cisjordania en los últimos días, donde también resultado heridos efectivos de seguridad israelíes.