Una segunda ola de casos de coronavirus en Estados Unidos genera alarma a medida que las nuevas infecciones aumentan el recuento general, que ya es de más de 2 millones de estadounidenses afectados según cifras de la Universidad Johns Hopkins.

Desde que la pandemia arrasó inicialmente con EE. UU. a principios de este año, más de dos millones de personas fueron infectadas y  más de 113.000 murieron.

Después de un cierre nacional que detuvo la propagación, se esperaba un aumento de la enfermedad a medida que se reducían las restricciones. Esta tendencia se ha observado en 22 estados en las últimas semanas, si bien muchos aumentos son constantes pero lentos.

Texas informó 2.504 nuevos casos de coronavirus, el total más alto en un día desde que surgió la pandemia, mientras que Florida reportó 8.553 nuevos contagios.

En tanto que las hospitalizaciones de California están en su punto más alto desde el 13 de mayo y han aumentado en nueve de los últimos 10 días, el estado de Arizona anunció emergencia en hospitales al elevarse el número de hospitalizaciones por coronavirus en el estado.

La nueva embestida del coronavirus está trayendo desafíos para los residentes y la economía del país.

Las oleadas localizadas han generado preocupación entre los expertos, incluso cuando el recuento general de casos en el país a principios de esta semana aumentó un poco menos del 1%, el aumento más pequeño desde marzo.

"Se avecina una nueva ola en algunas partes del país", dijo Eric Toner, investigador principal del Centro Johns Hopkins para la Seguridad de la Salud a Bloomberg. com. "Es pequeña y distante hasta ahora, pero está llegando".