La Casa Blanca aseguró que Estados Unidos tiene esperanzas en lograr un pronto acuerdo en la renegociación del Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN), aunque reiteró que Donald Trump sigue comprometido con conseguir un mejor convenio para su país.

La portavoz Sarah Sanders dijo que Estados Unidos está presionando para llegar a un acuerdo en las negociaciones, pero no se esperaba para hoy a autoridades de Canadá y México en Washington.

Consultada por un reporte del Wall Street Journal de que la revisión al acuerdo del libre comercio con Canadá y México parece inalcanzable este año, la portavoz Sarah Sanders dijo a Fox News: "Aún queremos ver que ocurra algo y continuamos con esas conversaciones, siguen en curso, y tenemos esperanzas en poder lograr algo pronto".

Sanders no abordó el asunto del plazo. "Tenemos que llegar a un acuerdo que funcione para todos, pero lo más importante es que este presidente asegurará que obtengamos un acuerdo que funcione para Estados Unidos", dijo. "No va a detenerse hasta que lo logre".

Ni Ildefonso Guajardo, secretario de Economía de México, ni Chrystia Freeland, la ministra de Relaciones Exteriores de Canadá, tenían planes para viajar a Washington esta semana, dijeron sus representantes a Reuters.

Los países integrantes del TLCAN están "muy cerca" de llegar a un acuerdo para modernizarlo, afirmó en la víspera el primer ministro canadiense, Justin Trudeau, horas después de que Guajardo dijera que aún hay desafíos importantes y descartaba que se alcanzara un acuerdo para hoy.

El presidente de la Cámara de Representantes de Estados Unidos, Paul Ryan, dijo recientemente que, si no se envía a los legisladores una notificación de un acuerdo comercial antes del 17 de mayo, el Congreso probablemente no tendría tiempo suficiente para aprobar una actualización del TLCAN antes de las elecciones legislativas de noviembre.

Pero el propio Ildefonso Guajardo dijo ayer que no descartaba que los socios del Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN) alcancen algún acuerdo a fines de mayo.

El funcionario señaló que existen muchos temas que continúan bloqueando el avance de las negociaciones, incluyendo las reglas de origen automotriz, resolución de controversias y la cláusula de terminación del TLC. Sin embargo, dijo que actualmente hay grupos buscando puntos en común que sean una victoria política para los involucrados.

Guajardo arguyó que los negociadores deben entender que deben dar a sus contrapartes un espacio para nivelar la negociación, pues el acuerdo también debe ser aprobado en el Congreso mexicano.

El secretario también rechazó que una salida de Trump pudiera facilitar las cosas, ya que las encuestas muestra que una tercera parte de los estadounidenses están molestos con el resultado de la globalización, culpando de ello principalmente al libre comercio.