Estados Unidos impuso sanciones a seis buques de la estatal Petróleos de Venezuela (PDVSA), luego de acusarlos de haber transportado crudo a Cuba en violación al embargo impuesto por Washington.

"Cuba y el antiguo régimen de (Nicolás) Maduro continúan tratando de esquivar las sanciones con el cambio de nombres de los buques y facilitar el movimiento de petróleo de Venezuela a Cuba", dijo Justin Muzinich, secretario adjunto del Tesoro, en un comunicado publicado por la agencia EFE.

Según el gobierno estadounidense, los buques partieron de Venezuela en otoño de 2019 y entregaron a Cubametales cerca de 1,3 millones de barriles de crudo.

Los buques sancionados son Esperanza, Luisa Cáceres de Arismendi, Manuela Sáenz, Paramaconi, Terepaima y Yare.

"El dinero recibido por estos envíos fue transferido a una cuenta bancaria de Rusia", añadió la declaración oficial.

Las sanciones implican el congelamiento de los activos que la empresa pueda tener bajo jurisdicción estadounidense, a la vez que prohibe las transacciones financieras con entidades estadounidenses.