Los Estados Unidos China entrarán en fase aguda de una "guerra fría de tecnologías" tras la pandemia del coronavirus, según se anticipa en el informe "La vida tras el COVID-19", elaborado por el Deutsche Bank.

"La agudización de la guerra fría de tecnologías globales del siglo XXI puede dividir al mundo en dos partes con una muralla tecnológica, con la creación de dos regímenes tecnológicos paralelos, on centro en EEUU y con centro en China, que no van a colaborar uno con el otro", dice el texto, replicado por el sitio web Sputnik.

Las consecuencias de esa posible división, consideran los economistas, podrían afectar todas las esferas de vida en el mundo y durar "décadas, si no generaciones".

El 13 de mayo el presidente estadounidense, Donald Trump, prolongó la prohibición para pactos que amenacen a la seguridad de la información de EEUU, decreto que, en opinión de muchos expertos, apunta contra la empresa china Huawei, uno de los líderes globales en el mercado de telecomunicaciones.

Un estudio reciente de Deutsche Bank reveló que un 41% de los estadounidenses rechazan los artículos hechos en China, mientras que el 35% de los chinos no quieren comprar productos hechos en EEUU.

"Fueron precisamente las tecnologías las que impulsaron la globlalización, pero este giro, irónicamente, puede fogonear una guerra fría tecnológica", advierten los expertos.

La anterior Guerra Fría, entre EEUU y la Unión Soviética, "se prolongó por más de cuatro décadas pero, a diferencia de la actual, entonces los dos bloques casi no dependieron uno del otro".

"En cambio, la interdependencia de EEUU y China viene creciendo desde los años 1970 y el nivel de integración de dos estos regímenes tecnológicos no tiene precedentes", por lo tanto, "sería una ruptura muy dolorosa y muy costosa", alertan los analistas de Deutsche Bank.

Además, se desprende del informe que el nuevo coronavirus podría dar un impulso al desarrollo de monedas digitales de los bancos centrales en medio de las preocupaciones relacionadas con el uso de efectivo durante la propagación de la enfermedad.