La Unión Europea y los Estados Unidos concluyeron las negociaciones para ajustar las cuotas agrícolas tras la salida del Reino Unido de la UE, según anunció la Comisión Europea, cerrando de esta forma dos años de negociaciones en el marco de la OMC y abarcando ecenas de cuotas y miles de millones de euros en mercados, que incluyen carne de vacuno, aves, arroz, productos lácteos, frutas y verduras y vinos.

La UE negocia el reparto de cuotas arancelarias (TRQ) similares con otros 21 socios, y ya cerró negociaciones con Argentina, Australia, Noruega, Pakistán, Tailandia, Indonesia y otros. Una vez que la Comisión haya adoptado el Acuerdo UE-EEUU, se enviará al Consejo (los gobiernos de la UE) y al Parlamento Europeo para su ratificación, para que pueda entrar en vigor lo antes posible.

El comisario de Agricultura, el polaco Janusz Wojciejowski (PiS/ECR), afirmó: "Estoy feliz de haber llegado a un acuerdo con nuestro socio comercial más importante. Este acuerdo conserva los volúmenes originales y los comparte entre la UE y el Reino Unido. Da certeza y estabilidad al comercio agrícola y a nuestros mercados. Además, marca la importancia de nuestra relación comercial y económica, y envía una buena señal de nuestro compromiso de trabajar juntos tanto bilateralmente como en el marco de la OMC".

El anuncio llega después del acuerdo sellado entre la UE y EEUU para suspender durante cuatro meses todos los aranceles de represalia sobre las exportaciones de ambos bloques impuestos en el marco de las disputas de Airbus y Boeing. La suspensión, informó Bruselas, permite que ambas partes se concentren en resolver esta larga disputa y proporciona un impulso importante a los exportadores de la UE, ya que la administración Trump había aprobado aranceles por valor de 7.500 millones de dólares a las exportaciones de la UE a EEUU. De manera similar, los aranceles de la UE se suspenderán por valor aproximadamente de 4.000 millones de dólares.

El vicepresidente ejecutivo y comisario de Comercio de la Comisión Europea, Valdis Dombrovskis, ha afirmado: "La eliminación de estos aranceles es beneficiosa para ambas partes, en un momento en que la pandemia está perjudicando a nuestros trabajadores y nuestras economías."