El gobierno estadounidense calificó como un éxito la segunda fase del programa de auxilio al empleo para pequeñas empresas, con 2.2 millones de préstamos otorgados por más de USD 175.000 millones.

Según informó la agencia AFP,  el número de préstamos asignados desde el inicio de la segunda fase del programa "es mayor que el número de préstamos asignados durante toda la primera fase", informaron en un comunicado conjunto Steven Mnuchin, secretario del Tesoro, y Jovita Carranza, administradora de la agencia federal a cargo de las pequeñas y medianas empresas.

Las dos fases de este programa, creado para ayudar a salvar los empleos destruidos por la pandemia del Covid-19, totalizan USD 669.000 millones.

"Cabe destacar que el monto promedio de un préstamo en la fase 2 es de USD 79.000, una indicación más de que el programa está dirigido a un gran público y que ayuda a las empresas de menor tamaño entre las más pequeñas", subraya el comunicado.

La administración de Trump fue criticada por otorgar a través del primer programa USD 350.000 millones a compañías a las que no les correspondía la ayuda.

Es que el beneficio estaba destinado a empresas de 500 empleados o menos, y el préstamo, otorgado por bancos que actúan como intermediarios, se convierte en un subsidio si las firmas que los reciben mantienen o vuelven a contratar a sus empleados.

Sin embargo, empresas mucho más grandes habían accedido a fondos aprovechando la desorganización y la vaguedad de las normas. Varias optaron por devolver los préstamos.

En total, desde el lanzamiento de la primera fase el 3 de abril, la agencia de las pymes procesó "más de 3.8 millones de préstamos por más de USD 500.000 millones en ayuda económica en menos de un mes" .

Los fondos son parte de un paquete de estímulo de más de USD 2.7 billones para apoyar a la primera economía del mundo, golpeada por la pandemia.

Acusan a china

En tanto, el Secretario de Estado, Mike Pompeo, aseguró que Washington tiene una "enorme cantidad de pruebas" de que el coronavirus se originó en un laboratorio de la ciudad china de Wuhan, algo que Beijing niega.

"Puedo decirle que hay una cantidad significativa de pruebas de que esto vino de ese laboratorio en Wuhan", afirmó Pompeo durante una entrevista con la cadena ABC News. El funcionario insistió en que la cantidad de pruebas es "enorme" a pesar de que las agencias de inteligencia estadounidenses no han llegado a una conclusión.

Consultado sobre si EE.UU. planea tomar represalias contra China por "ocultar al mundo" la gravedad de la crisis en sus orígenes, Pompeo insinuó que sí, al afirmar que Beijing "creó un riesgo enorme". "Vamos a hacer que los responsables rindan cuentas, y lo haremos cuando nosotros decidamos", agregó.