La administración de Joe Biden continúa apoyando la fase dos de la investigación de la Organización Mundial de la Salud (OMS) sobre los orígenes del nuevo coronavirus a pesar de la decisión de China de rechazar la investigación, dijo este jueves la portavoz de la Casa Blanca, Jen Psaki.

Aparicón del covid-19 

"Estamos profundamente decepcionados. Su posición es irresponsable y, francamente, peligrosa (…) EEUU apoya el plan de la OMS para la fase dos, que se compromete a garantizar que estos estudios sean científicos, transparentes, dirigidos por expertos y libres de interferencias. Ciertamente, hemos visto los comentarios de la República Popular China, nuevamente, rechazando la fase dos de la OMS ", dijo Psaki durante una conferencia de prensa.

El 13 de junio el presidente de EEUU dijo al término de la cumbre del G7 que no llegó a una conclusión acerca del origen del coronavirus.

Orígenes del coronavirus SARS-CoV-2

En marzo, la Organización Mundial de Salud (OMS) publicó el informe de un grupo internacional de expertos de la organización tras una visita a Wuhan, ciudad china donde fue detectado por primera vez el coronavirus, en el que se califica de "muy poco probable" la fuga del virus de un laboratorio.

Los expertos tampoco descartaron la transferencia zoonótica y la infección por alimentos refrigerados.

EEUU y 13 países más emitieron una declaración conjunta expresando preocupación por los resultados del informe e insistieron en la necesidad de una investigación "transparente e independiente" sobre los orígenes del covid-19.

a semana pasada, el director general de la OMS, Tedros Adhanom Ghebreyesus, propuso efectuar "controles de los laboratorios o establecimientos de investigación activos en la región donde se identificaron los primeros casos en diciembre de 2019", una referencia a la ciudad de Wuhan.

La teoría de un escape de un laboratorio chino fue impulsada por el Gobierno estadounidense de Donald Trump (2017-2021), descartada por los expertos, y otra vez tomada en cuenta por la Casa Blanca, ahora encabezada por el presidente Joe Biden.

China niega rotundamente la teoría de que la Covid-19 puede haberse originado en uno de sus laboratorios, en particular el Instituto de Virología de Wuhan, y expandido debido a un escape, indicó la agencia de noticias Europa Press.

Horas más tarde, Estados Unidos enfatizó que continúa apoyando la fase dos de la investigación de la OMS sobre los orígenes del nuevo virus.

"Estamos profundamente decepcionados. Su posición es irresponsable y, francamente, peligrosa. Estados Unidos apoya el plan de la OMS para la fase dos, que se compromete a garantizar que estos estudios sean científicos, transparentes, dirigidos por expertos y libres de interferencias", expresó la portavoz de la Casa Blanca, Jen Psaki en conferencia de prensa.

China acusa a EE.UU sobre el origen del Covid-19 

Las autoridades y medios de comunicación chinos señalan como posible fuente del virus al laboratorio estadounidense de Fort Detrick, centro de investigación del que hubo escapes de virus contagiosos.

Una carta abierta conjunta que pide a la OMS que investigue el laboratorio de Fort Detrick obtuvo alrededor de 5 millones de firmas de cibernautas chinos, citó la agencia de noticias Xinhua.

Según Beijing, en julio de 2019, los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades de Estados Unidos enviaron una carta a Fort Detrick en la que le solicitaron que pusiera fin a la mayoría de las operaciones.

En el mismo mes, comenzaron a aparecer enfermedades respiratorias de origen desconocido en el norte de Virginia y hubo un brote a gran escala de EVALI (enfermedad pulmonar) en Wisconsin.

A pesar de ello, Estados Unidos se negó a revelar las razones del cierre de Fort Detrick, argumentando motivos de "seguridad nacional".

Bajo una presión creciente por que se investigue el origen del patógeno, la OMS envió una misión de expertos internacionales a Wuhan en enero, más de un año después de la aparición del virus en esa ciudad china.

Recientemente, la agencia de salud de las Naciones Unidas acusó a China de no haber proporcionado los suficientes datos brutos durante esta primera parte de la investigación.