La petrolera italiana Eni SpA y la española Repsol SA podrían comenzar a enviar petróleo venezolano a Europa el mes próximo para compensar el crudo ruso, reanudando los intercambios de petróleo por deuda interrumpidos hace dos años cuando Washington intensificó las sanciones a Venezuela, dijeron a la agencia Reuters cinco personas familiarizadas con el tema.

El volumen de petróleo que se espera que reciban Eni y Repsol no es grande, dijo una de las personas, y cualquier impacto en los precios mundiales del petróleo será modesto. Pero la luz verde de Washington para reanudar los congelados flujos de petróleo de Venezuela hacia Europa podría suponer un impulso simbólico para el presidente venezolano Nicolás Maduro.

El Departamento de Estado de Estados Unidos dio el visto bueno a las dos compañías para que reanuden los envíos en una carta, dijeron las fuentes.

Condicionamiento

El gobierno de Joe Biden espera que el crudo venezolano ayude a Europa a reducir su dependencia de Rusia y redirigir algunos de los cargamentos de Venezuela desde China. Convencer a Maduro para que reinicie las conversaciones políticas con la oposición es otro objetivo, dijeron dos de las personas a Reuters.

Las dos compañías energéticas europeas, que tienen empresas conjuntas con la petrolera estatal venezolana PDVSA, pueden contar los cargamentos de crudo como pago de deudas pendientes y dividendos atrasados.

Una condición clave, dijo una de las personas, es que el petróleo recibido "tiene que ir a Europa. No puede ser revendido en otro lugar".

Washington cree que PDVSA no se beneficiará financieramente de estas transacciones sin efectivo, a diferencia de las actuales ventas de petróleo de Venezuela a China, que no  adhiere a las sanciones occidentales a Rusia, y siguió comprando petróleo y gas ruso.

Sanciones

Por el momento no hubo autorizaciones similares para la petrolera estadounidense Chevron Corp, la india Oil and Natural Gas Corp Ltd (ONGC) y la francesa Maurel & Prom SA, que también presionaron al Departamento de Estado y al Departamento del Tesoro de Estados Unidos para llevarse petróleo a cambio de miles de millones de dólares en deudas acumuladas de Venezuela.

Las cinco petroleras dejaron de canjear petróleo por deuda a mediados de 2020 en medio de la campaña de "máxima presión" del expresidente estadounidense Donald Trump, que recortó las exportaciones de petróleo de Venezuela pero no logró derrocar a Maduro.

La vicepresidenta de Venezuela, Delcy Rodríguez, tuiteó el mes pasado que esperaba que las aperturas de Estados Unidos "allanen el camino para el levantamiento total de las sanciones ilegales que afectan a todo nuestro pueblo".